Archive for 26 julio 2011

La onagra: antioxidante y preventiva

El aceite de onagra es uno de los básicos que nunca deben faltar entre nuestros accesorios de belleza. Suelen venderse en herbolarios o grandes superficies, en botes con pequeñas cápsulas. Hay quien prefiere ingerir las cápsulas, mientras que otras personas la utilizan para dársela directamente sobre la piel. El aceite de onagra es uno de los mejores antioxidantes que existen ahora mismo. Tomando dos cápsulas diarias podemos ayudar a mejorar los huesos y a que la piel tarde más tiempo en arrugarse, ya que también tiene propiedades reafirmantes. Por si fuera poco, ayuda a regular el ciclo menstrual, disminuyendo los síntomas de los días antes de que baje la regla. También ayuda a que en esos días nuestro estado de ánimo mejore y nos encontremos de mejor humor.

La flor con la que se hace el aceite de onagra

Además, evita los sofocos de la menopausia. Pero, sin duda, lo mejor que tiene la onagra, gracias al ácido linoleico es que ayuda a prevenir tumores en los ovarios y en las mamas.

Anuncios

Sauna y miel: combinación perfecta

La sauna es un lugar perfecto para hacerse tratamientos de belleza. Bien es cierto que no es un objeto al alcance de todos, pero en muchos gimnasios o lugares de spa la tienen como una alternativa más para cuidar el cuerpo. En la sauna los poros de la piel se abren, permitiendo que cualquier producto que se aplique sobre ella haga un mayor efecto. La miel, ese ingrediente tan sano y con tantas aplicaciones en la cocina, también es un aliado perfecto para mejorar nuestro aspecto físico. Uniendo las dos cosas obtenemos un nuevo truco de belleza. Una vez que estemos dentro de la sauna, cuando el cuerpo haya arrancado a sudar y expulse suficiente agua, se coge un chorrito de miel (cualquiera de las que venden en supermercados es válida) y se unta por toda la piel, incluida la cara. Dejamos que penetre durante unos diez minutos. Al salir, nos duchamos con normalidad y comprobaremos cómo la piel está más tersa y suave, sin necesidad de utilizar ningún otro producto.

La miel, buena no sólo como alimento

El tomate, el mejor after sun

Ahora que estamos en verano y llega la hora de ir a la piscina, al campo o a la playa, es el momento también en que nuestra piel, blanca después de varios meses sin exponerse el sol, pueda quemarse en los primeros días de asueto al aire libre. Es entonces cuando llegan las siempre incómodas e incluso dolorosas quemaduras solares. Mucha gente recurre al clásico after sun de la perfumería o del supermercado, que efectivamente rebajan los efectos nocivos del sol, pero hoy queremos daros un truco muy efectivo y más barato que cualquier crema. El tomate, una de las verduras más utilizadas durante el verano para hacer ensaladas o, incluso, comerlo sólo con una pizca de sal, es uno de los mejores remedios para las quemaduras solares. Al contener una gran cantidad de agua, ayuda a hidratar la piel y alivia el escozor. Cuando comprobemos que nos hemos quemado, partimos un tomate a la mitad y frotamos toda la zona afectada durante un buen rato con él. Probadlo para ver los resultados.

El tomate sirve para aliviar los efectos de las quemaduras solares

Playa: relax, diversión y cuidados de belleza

Ahora que son miles los españoles que pasan unos días de descanso en la playa, aprovecharemos para dar unos consejos de belleza que se pueden hacer facilmente mientras descansamos frente al mar. En primer lugar conviene recordar que la arena es uno de los mejores exfoliantes naturales que existen. Sólo hay que acercarse a la orilla, coger un buen puñado de arena y empezar a frotar con ella todo el cuerpo, e incluso la cara. La arena elimina las células muertas de la piel, favoreciendo que el bronceado sea mucho más bonito y además abre los poros, lo que permitirá que cualquier crema hidratante o aceite que echemos en la zona sean mucho más efectivos. No conviene olvidarse tampoco de las propiedades de las algas. Si encontramos algunas, podemos frotar la piel con ellas, ya que poseen aceites muy buenos. De hecho, muchas cremas y lociones que utilizamos habitualmente, compradas en perfumerías o tiendas de cosmética, están hechas con algas. Conclusión, en la playa, además de disfrutar de un buen baño, podemos cuidar la piel como en el mejor salón de belleza.

La playa, un buen lugar para cuidarse la piel

Un cutis como el de Cleopatra

Aunque parece que en el mundo de las cremas aún quedan cosas por inventar, los viejos remedios son los mejores a la hora de conservar una piel perfectamente hidratada. De hecho, hay que remontarse a la época de Cleopatra, que nació en el año 69 antes de Cristo, para encontrar una de las fórmulas más utilizadas en la actualidad por los salones de belleza más prestigiosos para dejar el cutis de la cara sin arrugas. La fórmula es muy sencilla de hacer. En primer lugar hay que coger un tarrito de aceite base (rosa mosqueta, por ejemplo) y después se le añaden unas gotas de aceite de mirra y aceite de incienso. Aplicado todos los días sobre el rostro, el resultado es increíble. ¡Probadlo!

Cleopatra era conocedora de los mejores secretos de belleza

Anticelulítico para un cuello más joven


Un cuello perfecto con la crema anticelulítica

Y ahora un consejillo práctico y eficaz. La crema anticelulítica (no con efecto calor, claro), además de eliminar la siempre antiestética piel de naranja, es un perfecto reafirmante para la piel del cuello. Todas las noches, antes de acostarte, acostúmbrate a darte un masaje en esa zona. Elimina arrugas y evita que las pieles cuelguen. Como siempre, es necesario tener continuidad. No vale con dársela un día y pedir milagros.

Una crema facial muy hidratante

Nuestra experta en aromaterapia, María Romero, contará en este blog algunos de los trucos para conseguir cremas de cara y cuerpo realizadas en casa y de gran efectividad. Para lograr una facial de acción reafirmante se necesita un aceite base (que puede ser de yoyoba, rosa mosqueta, aguacate, germen de trigo o sésamo), a lo que se añade lavanda, geranio, avellana, ciprés, rosa y limón. Esta mezcla se guarda en un tarrito con gotero y se echan dos o tres gotas en la crema que habitualmente se utiliza por la mañana y por la noche. Así obtendremos un compuesto reafirmante y antiarrugas. Además, el olor es exquisito.

La lavanda forma parte de esa crema tan reparadora