Sauna y miel: combinación perfecta

La sauna es un lugar perfecto para hacerse tratamientos de belleza. Bien es cierto que no es un objeto al alcance de todos, pero en muchos gimnasios o lugares de spa la tienen como una alternativa más para cuidar el cuerpo. En la sauna los poros de la piel se abren, permitiendo que cualquier producto que se aplique sobre ella haga un mayor efecto. La miel, ese ingrediente tan sano y con tantas aplicaciones en la cocina, también es un aliado perfecto para mejorar nuestro aspecto físico. Uniendo las dos cosas obtenemos un nuevo truco de belleza. Una vez que estemos dentro de la sauna, cuando el cuerpo haya arrancado a sudar y expulse suficiente agua, se coge un chorrito de miel (cualquiera de las que venden en supermercados es válida) y se unta por toda la piel, incluida la cara. Dejamos que penetre durante unos diez minutos. Al salir, nos duchamos con normalidad y comprobaremos cómo la piel está más tersa y suave, sin necesidad de utilizar ningún otro producto.

La miel, buena no sólo como alimento

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: