El incomparable aroma de un buen caldo

Todas las mañanas al despertarme un olor invade mi habitación. Mi madre cocina un caldo bien calentito, de esos que prepara con tanto cariño Knorr, y que mi padre se toma a mediodía para entrar en calor en estas jornadas de intenso frío. Le sabe a gloria. Un manjar de dioses.

Un caldo como el de casa, el que hacen en Knorr, buenísimo en días de frío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: