Archive for 31 enero 2012

¿Sabes que el orégano potencia el deseo sexual femenino?

Hay veces en que las mujeres, por causas diversas, pierden el deseo sexual. El estrés, los niños, el trabajo, las preocupaciones diarias… pueden hacer que el apetito sexual merme. Sabemos a ciencia cierta que Venus regalaba a sus discípulas hierbas “mágicas” para que disfrutaran intensamente de sus encuentros amorosos. Si quieres convertirte tú también en la diosa del amor, toma nota de estos estimulantes remedios.

Según cuenta la mitología griega, fue precisamente Venus la que donó el suave aroma de su aliento para perfumar el orégano. La verdad es que esta planta, tomada en infusión o como condimento en las comidas, es un poderoso afrodisíaco femenino. Así que, la próxima vez que prepares una pizza !pon doble ración de esta aromática planta y verás la vida de otra manera!

Otro alimento que también tiene propiedades afrodisíacas son los pistachos. Dicen que la reina de Saba, famosa por su fogosidad sexual, se hizo con el monopolio del suministro de estos frutos para poder comerlos a todas horas (un poco viciosa ella). Sigue su ejemplo y come un puñadito de pistachos antes de tus encuentros sexuales y te encontrarás como ella.

Y por último os vamos a hablar de la llamada hierba de Venus, también conocida como verbena. Una infusión concentrada de verbena antes de entrar en materia te pondrá a cien. Otras plantas a tener en cuenta son el mirto, el hinojo y la reina de los prados.

Muy importante: Cuidado con vuestra pareja. No os quedéis sin ella en el primer asalto. Mañana daremos trucos para ellos.

La inapetencia sexual suele estar relacionada con el estrés y la falta de sueño

Tintes naturales para cabellos sin canas

Hubo una época en que los tintes apenas se usaban, ya que tener el cabello sin sombra de canas no era un asunto de vital importancia. Había menos preocupación por la estética. En la actualidad, a pocas mujeres les gusta verse con el pelo blanco, ya que da la sensación de tener mayor edad, pero bien es cierto que algunos tintes dañan seriamente el pelo, resecándolo y provocando su caída. Si lo que quieres es mantener tu color natural sin recurrir a los tintes artificiales hay un viejo remedio que se consigue a base de té. Sí, has leído bien, a base de té. Sólo hay que preparar un tónico a base de salvia y té que oscurece y disimula las canas.

Hay que cocer a fuego lento dos cucharadas de salvia y dos de té en medio litro de agua durante un par de horas. Una vez que se enfríe, se cuela y se le añaden dos cucharadas de aguardiente (también se puede utilizar ron). Después, se aplica sobre el cabello con un suave masaje. Esta operación, para que sea efectiva, debe repetirse todos los días.

Otro remedio natural consiste en cocer hojas de hiedra terrestre y aplicarlo cada vez que te laves el pelo, insistiendo en las zonas donde las canas se notan más. Y si lo que te preocupa es que todos estos productos pueden dejar tu cabello sin brillo, pues aquí tienes la solución: una infusión de romero bien concentrada al aclarado. Pelo perfecto.

Aunque cada vez son más sofisticados, los tintes dañan el pelo

Cicatrización de heridas con trucos naturales

Hay personas que tienen “una buena encarnadura”; es decir, sus heridas cicatrizan sin ningún tipo de problema. Pero, por desgracia, no todo el mundo tiene esa misma suerte. Si éste es tu caso, aquí te ofrecemos algunos consejos naturales y muy prácticos.

Por ejemplo, el limón es un potente desinfectante. Si te has hecho una herida o te han operado recientemente, conseguirás una rápida cicatrización tomando a diario y en ayunas el zumo de dos limones. Si esta fruta no te pasa, puedes rebajarlo un poco con agua o tomarlo con una pajita. El zumo de limón también puede aplicarse externamente, siempre y cuando se trate de una herida sin importancia, ya que desinfecta y acelera la cicatrización.

Otro producto natural y eficaz es el eucalipto. Ya los mayores solían lavarse las heridas con agua de esta hierba, que previamente preparaban añadiendo tres cucharadas de hojas de eucalipto en un litro de agua hirviendo. Lo dejaban reposar unos minutos, lo filtraban y, una vez frío, ya estaba listo para su uso (sólo externo).

Por último llega el turno de la siempre socorrida miel, una de las sustancias cicatrizantes más antiguas y eficaces que existen. Sólo hay que aplicarlas directamente sobre las heridas. Notarás la diferencia.

Siempre es bueno proteger las heridas con algún apósito tras desinfectarlas

¡Buenos días!, ¡buen humor!

Hay momentos de la vida en los que lo vemos todo negro. Ya antiguas generaciones para combatir este estado de ánimo recomendaba algo tan sencillo como abrir la ventana nada más levantarse, recibir en la cara los primeros rayos de sol y respirar profundamente al aire de la mañana. Pero por si acaso esto no funcionaba, siempre tenía preparado el remedio de turno.

Nada mejor que una copita (beber con moderación, no embriagarse) tomada en el momento justo par alegrar el ánimo. Mi abuela preparaba un vino balsámico que, además de estar riquísimo, resultaba muy útil para combatir los negros pensamientos. Se prepara añadiendo seis ramas de romero en un litro de vino blanco dulce. Hay que dejarlo macerar bien tapado durante quince días y tomar una copita cuando lo empecemos a ver todo oscuro.

Otros remedio para alegrar la casa es vaporizar las habitaciones con hisopo. Para ello calienta dos litros de agua y, cuando rompa a hervir, se añaden ocho cucharadas de hisopo. Se coloca el recipiente en un lugar seguro, donde desprenda vapores que ayudan a eliminar el mal rollito.

Y si después de todo esto todavía no estás bien del todo, lo mejor un buen baño relajante en la bañera con agua templada y una infusión de melisa y abrotano macho. ¡Ojo! Abstenerse embarazadas.

Estar de buen humor te ayuda a afrontar el día de manera más positiva

Miel, ¡dulce y bendita miel!

¿Sabías que cada tipo de miel tiene unas cualidades distintas? Por ejemplo; la de romero es apropiada para las afecciones de garganta tan propias en esta época; la de espliego (blanca y espesa), para los dolores de cabeza; la de azahar es sedante y la de tomillo alivia los catarros. Tomad buena nota y a comprar miel se ha dicho.

La miel tiene numerosas propiedades curativas

Los juanetes: esos molestos compañeros de viaje

Juanetes. ¡Qué dolor! Es lo primero que se le pasa a cualquiera por la cabeza cuando le nombran esa palabra. Hoy os vamos a dar unos consejos para evitarlos y para aliviarlos en el caso de que ya ronden por nuestros pies.

Lo primero es olvidarse de los zapatos que aprisionan y ahogan los pies, que es la mejor prevención para los juanetes, especialmente si pasas mucho tiempo con los zapatos puestos.

Si ya están ahí, produciendo un dolor en el pie que casi nos impide caminar, hay una planta, la olorosa y pura azucena, que data nada menos que del siglo XVII antes de Cristo, que puede ayudar a aliviar las molestias. Lo primero que hay que hacer es conseguir unos cuantos pétalos de esta flor, que también se conoce como lirio blanco, y sumergirlos en un poco de brandy. Después de dejarlos en remojo durante cinco minutos, se aplican por la parte más rugosa del juanete y se deja un cuarto de hora. Aunque no desaparecen, el alivio es inmediato.

También puedes utilizar una cataplasma de habas frescas calentadas al horno. Se meten en el horno, se machacan  se aplican templadas con la ayuda de una venda. ¡Qué alivio!

Los juanetes provocan fuertes dolores en los pies

Dí adiós a las antiestéticas ojeras

Las ojeras. Esas bolsas que se marcan debajo de los ojos cada mañana y que nos traen por la calle de la amargura. Todo ello como consecuencia de llevar una vida muy agitada, descansar poco, dormir menos de lo normal…todo ello acaba dejando huellas en nuestro rostro, sobre todo, como ya comentábamos, debajo de nuestros ojos, en los que aparecen las temidas y tétricas ojeras, que confieren una imagen poco atractiva a nuestro aspecto.

Ya hace muchos años, en la época de nuestras abuelas, se dice que utilizaban paños humedecidos en agua fría poniéndoselas en la zona. También patata bien machacada. Los paños los iban cambiando según se calentaban, mientras que las patatas se dejaban hasta que se secaban del todo.

Otro remedio casero para aliviar los ojos cansados es lavárselos cada día con infusión de semilla de cebada. Muy sencillo. En una taza con agua hirviendo echaba una pizca de esta semilla y, tras dejarlo reposar unos cinco minutos, filtraba y cuando estaba tibia se lavaba los ojos con un paño de algodón bien limpio.

Las ojeras dan un aspecto poco atractivo al rostro y son fáciles de combatir

Por último, hay que vigilar bien la alimentación, ya que se dice que las ojeras salen porque el organismo estaba falto de agua. Así que no hay que olvidarse de beber dos litros de agua al día, que además conlleva otros muchos y buenos beneficios para el cuerpo.