Remedios para terminar con el molesto hipo

Acabar con los repentinos ataques de hipo, que no parecen tener fin, es como un juego de niños. ¿Quién no se ha tapado la nariz durante unos segundos o le ha dado un susto a otro para combatirlo? Todos. Además de éstos que cada uno de nosotros hemos puesto en práctica alguna vez, existen otros que son muy prácticos, como coger una bolsa de papel (nunca de plástico) y respirar en su interior al menos 15 veces, lo que interrumpe el espasmo nervioso que causa el hipo.

Otro remedio muy extendido, especialmente entre los niños, es taparse los oídos con el dedo índice de cada mano y, al mismo tiempo, ayudada por otra persona, beber agua a pequeños sorbos hasta que podamos aguantar. También resulta muy eficaz.

Si el problema es que sufres problemas de hipo muy a menudo es aconsejable tomar una infusión de eneldo dos veces por semana.

Aunque desde hace un par de años una conocida me dio la mejor solución. Comerse una raja de limón crudo. Mano de santo.

El hipo es incómodo y molesto, pero tiene soluciones rápidas y eficaces.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: