¿Rodillas con dolores? ¡Prueba nuestros consejos!

Antaño, cuando se solían fregar los suelos a mano (aún hay gente que lo hace), muchas personas sufrían inflamación y dolor en las articulaciones de las rodillas, una enfermedad conocida como bursitis, que en aquellos tiempos se nombraba popularmente como “rodillas de fregona” o “rodillas de párroco”.

Pues bien, si sufres esos dolores tan molestos te recomendamos que hagas un emplasto caliente, ya sea con algas, de arcilla o de consuelda. Te garantizamos que sentirás alivio desde los primeros momentos.

Además, al ser un tratamiento externo, puedes recurrir a ellos siempre que sea necesario, sobre todo cuando el dolor en estas articulaciones se hacen cada vez más insoportables.

Aparte de este remedio, muy sencillo, las personas que castigaban mucho sus rodillas solían darse baños con hojas de abedul o de ortiga. Esta última planta incluso combate el dolor si se toma cocida (puede hacerse en forma de sopa o de infusión.

Para finalizar, queremos hablaros de la zarzaparrilla, una planta cuyas raíces se habían utilizado par dar sabor a una bebida refrescante. Preparala en infusión y tómala con regularidad para prevenir tanto el dolor como la inflamación. ¡Qué alivio!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: