¡Qué sea un ratito bueno! (parto fácil)

Antiguamente, algunas mujeres actuaban como improvisadas comadronas y conocían un sinfín de remedios para facilitar el duro trabajo del parto. En una época en que los niños venían al mundo “a lo vivo”, las parturientas recibían esta pequeña ayuda como agua de mayo.

Se trata de la melisa, una planta que se ha utilizado desde tiempos inmemoriales como eficaz ayuda en el embarazo y en el parto. La infusión de esta planta se utiliza para aliviar los dolores de las contracciones, además de regularlas y facilitar la recuperación del útero tras el alumbramiento.

Esta infusión se administra durante los dos últimas semanas del embarazo, a razón de una taza al día, o bien añadiendo sus deliciosas hojas frescas, de sabor ligeramente mentolado, en las ensaladas.

Otro remedio utilizado por las antiguas parteras eran las hojas de frambueso. Prepara una infusión añadiendo una cucharadita de esta planta por cada hoja de agua hirviendo. Se deja reposar cinco minutos, se filtra y se toma una taza al día durante las últimas semanas del embarazo.

Y para los nervios de última hora, un remedio que relaja y calma el dolor: la infusión de manzanilla, tila y lavanda. Toma una o dos tazas antes del parto y te sentirás mejor, aunque haya que pasar el ratito malo para ver la cara del bebé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: