¡Un, dos..! ¡Paso ligero!

Aunque lleves las piernas ocultas, bien porque no te gustan las faldas o porque no te agrada su forma, eso no quiere decir que no haya que velar por su salud. La mala circulación en esta zona del cuerpo es la culpable de la hinchazón y el dolor.

Para tener las piernas ligeras, hay un remedio práctico y fácil. Toma dos infusiones de salvia con miel al día. Esta socorrida planta estimula la circulación y, tomada con regularidad, alivia las articulaciones pesadas y doloridas.

Otro de los grandes problemas son las varices, que surgen de repente y sin avisar. No está de más que vigiles regularmente las piernas en busca de venillas que anuncien su próxima aparición.

En cuanto sospeches un “ataque inminente”, prepara una infusión de caléndula y aplícala, bien fría, sobre las piernas sin friccionar demasiado. Todavía resulta más efectivo si se machacan unos dientes de ajo en el mortero durante tres minutos y se añaden a la mezcla.

Haz caso a esos sencillos remedios y este verano ¡presume de piernas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: