¡Quiero más!

A la mayoría de nosotros, el hambre se nos junta con las ganas de comer, pero hay personas que tienen justo el problema contrario: si por ellos fuera, no comerían nunca. Nada mejor que estos “aperitivos” naturales para hacerles cambiar de idea.

El sabor amargo, y al mismo tiempo refrescante de la endibia, es un excelente entrante. Prueba a prepararlas en ensalada y ya verás como el estómago se anima y pide más. Si no te gustan las endibias conseguirás el mismo efecto con las ensaladas.

Además, cuando un niño no quiere comer, meterle la cuchara en la boca se convierte en un asunto de vida o muerte. Para evitar que la cosa termine en batalla campal, lo mejor es ofrecerle una infusión de hojas de alcachofa.

Añade unas cuantas hojas en una taza de agua hirviendo, deja que repose y filtra. Ofrece al pequeño una tacita de esta infusión al día endulzada con una cucharadita de miel.

Por último os vamos a hablar de las flores del apetito, las de centaura. Tomadas en infusión aumentan las ganas de comer. Para que no resulten tan amargas, añádele unas hojitas de menta y ¡bon appetit!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: