¡Me sangra la nariz!

Contrariamente a lo que se cree, cuando una nariz sangra no hay que echar la cabeza hacia atrás. Al contrario, hay que inclinarlas hacia abajo para que la sangre fluya.

Para cortar la hemorragia os recomendamos recurrir a una planta llamada “amor del hortelano”, que por su propiedad de “engancharse” a las piernas de los caminantes, también se conoce como aspérul.

Maja unas cuantas hojas y las aplicas directamente en los orificios nasales. Por su gran poder coagulante la hemorragia se detiene con una rapidez extraordinaria.

Además, existe otro remedio que no es muy agradable para todo el mundo, pero que os lo contamos para los más valientes. Consiste en espolvorear un algodón con alguna de las hierbas indicadas para ello. Sus favoritas eran el hipérico y la hierba de San Roberto.

Primero reduce a polvo las hojas de la planta, machacándolas bien con un almirez y pasándolas después por un tamiz. Espolvoréalo en el algodón y, acto seguido, colócalo en la nariz sangrante. La hemorragia se cortará.

A los que son propensos a padecer hemorragias, recomendamos darles una infusión de eufrasia hecha con una cucharadita de la planta en una taza hirviendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: