Aprende a dormir bien

En esta época de estrés, atascos, cuidados de la casa, trabajo y otra serie de circunstancias, el dormir bien se ha convertido casi en un lujo. Y nada más lejos de la realidad: tener un buen descanso nocturno es fundamental para rendir el resto de la jornada. Además, dormir menos de seis horas puede hacer que la persona enferme.

Los expertos aconsejan relajar la mente, por ejemplo, con ejercicios de respiración profunda, cinco o diez minutos antes de irse a la cama. También es bueno hacer estar activo o hacer deporte durante toda la jornada para llegar al final del día cansado. Eso sí, no conviene realizarlo justo antes de marcharse a la cama, ya que provoca el efecto contrario, y el organismo se pone en modo activo, algo no deseable a esas horas.

Para lograr ese sueño reparador lo recomendables es tener una habitación silenciosa y en total oscuridad. Además, expertos en trastornos del sueño aconsejan ser fieles a unas pautas. Es decir, una vez que se encuentre la hora ideal para dormir y las horas de sueño que se necesitan, no alterar el programa.

Hay que evitar el exceso de alcohol antes de dormir. Además de provocar sueños alterados y, en ocasiones, pesadillas, conseguirá que la persona tenga que despertarse en varias oportunidades para ir al baño. Algo parecido sucede con la cafeína, con una alta capacidad estimulante y un gran efecto diurético.

A la hora de dormir, hay que vigilar bien lo que se come antes, ya que los alimentos ricos en grasas, especias o tiramina (queso, jamón o col, por ejemplo) interfieren en el sueño y en su calidad. Lo ideal es hacer una cena ligera con ensaladas, tortillas francesas o cereales.

Dormir bien se ha convertido para muchos en un deseo casi inalcanzable. Las estadísticas revelan que un 40% de los españoles no duerme bien, mientras que un 10% padece insomnio crónico. Este insomnio se considera el responsable del 54% de los accidentes de tráfico. Los problemas de sueño afectan más a las mujeres que a los hombres, con un porcentaje del 60 frente al 40%.

En lo que se refiere a los adolescentes, el 60% de ellos duerme dos horas menos de las que necesitarían y el 30% de los niños menores de cinco años tienen problemas de insomnio. Además, si hace tres años se descansaba una media de siete horas, ese tiempo se ha reducido hasta 6,39 horas. Para finalizar, añadir que si se trabaja 15 años en un turno de noche, se restan cinco años a la esperanza de vida, y ya que se pasa un tercio de la vida durmiendo, se debe intentar hacerlo de la mejor manera posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: