No más herpes

Ante un herpes, como ya os hemos recomendado en otras muchas ocasiones, lo mejor es acudir rápidamente al médico, sobre todo si aparece en la cara y puede afectar a los ojos. Pero si no es muy grave, existen mil y un remedios par aliviar el gran malestar que provoca esta enfermedad, que antaño se creía relacionada con la varicela.

Las semillas de lino (linaza) tienen excelentes propiedades calmantes. Nuestras abuelas ponían en remojo un cuarto de estas semillas en medio litro de agua durante toda la noche y a la mañana siguiente se aplicaban sobre el herpes la masa mucilaginosa en que se había convertido el líquido. Es muy importante cambiar este emplasto durante cinco horas.

Además de esta aplicación externa, un herpes puede aliviarse también tomando una infusión de hierba de San Juan cada día. Esta planta es tan eficaz contra esta dolencia, que incluso surte efecto si se aplica en forma de compresas frías sobre la zona afectada.

Las infusiones de caléndula también son muy apropiadas para aliviar el malestar del herpes. Toma tres tazas diarias con una cucharada de caléndula por taza de agua hirviendo.

Especial atención tienen los herpes que aparecen en la zona de los genitales. Lo más apropiado es tratarlos directamente con pulpa o gel de áloe vera que no contenga alcohol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: