Archive for 31 agosto 2012

¡Respira!

En cualquier época del año los trastornos respiratorios son una enfermedad que están a la orden del día. Alergias, catarros, bronquitis son algunas de las más frecuentes y desde aquí os vamos a dar unos cuantos consejos para aliviarlos.

Si has pillado un buen resfriado y quieres limpiar las vías respiratorias te sugerimos que hagas una infusión en la que mezcles a partes iguales la trinitaria con la tila. Está especialmente recomendado para los casos en que hay fiebre y tos seca, además de una deficiente secreción de mucosidades.

Para prepararla vierte un cuarto de litro de agua hirviendo sobre dos cucharaditas de trinitaria y otras dos de tila. Deja reposar y bebe tres tazas diarias.

En el caso de que la tos sea suave te sugerimos un jarabe de cebolla que podrás hacer tú mism@. Pica finamente una pieza y mézclala con 3 cucharadas de azúcar. Añade 1/8 de litro de agua y deja que cueza unos cuantos minutos. Retírala del fuego y cuando hayan pasado unas horas exprime la mezcla. Toma una o dos cucharadas entre 3 y 5 veces al día y verás qué alivio.

Si lo que te afecta es la bronquitis, no dudes en echar mano de la hiedra. Vierte un cuarto de litro de agua sobre una cucharadita llena de hojas de hiedra. Cuélalo al cabo de diez minutos. Si quieres endulzarlo, hazlo con miel.

Por último os vamos a dar un remedio natural para la alergia. Es un sanísimo cóctel de hierbas compuesto por 25 gramos de asperino, otros tantos de romero, galio, cola de caballo, raíz de regaliz, 15 gramos de caléndula, igual cantidad de menta y grosello negro y 30gramos de gayuba.

Se hierven dos tazas de agua y se echa una cucharada de la mezcla. Se deja reposar diez minutos y se toma una taza después de la comida y otra después de la cena.

Cataplasma de cebolla contra las hemorroides

Pocos son los privilegiados que no sufren hemorroides, un tema que, además por no ser demasiado agradable, no suele comentarse en público y el que las sufre las sufre “en silencio”, como decían en aquel conocido anuncio publicitario

Pues bien, desde aquí os vamos a dar algunos remedios naturales para combatirlas. Cuando las hemorroides están en pie de guerra, lo mejor es recurrir a los emplastos calmantes.

La cataplasma de cebolla es una de las más eficaces. Para hacerla tendrás que hervir una durante cinco minutos y triturarla bien. A continuación, añade un poco de mantequilla hasta obtener una pasta cremosa y homogénea.

Esta improvisada pomada puede aplicarse en la zona en cuestión tantas veces como sea necesario.

Pero si el dolor aparece de repente y no hay tiempo de preparar pomadas, un remedio de urgencia es introducir unos cubitos de hielo en una bolsa de plástico (sin aire), envolverla en una toalla y sentarse encima.

También resulta muy eficaz el emplasto de queso fresco o requesón recién sacado de la nevera. Más si lo que prefieres es que desaparezcan de forma definitiva, además de prevenir el estreñimiento con una dieta rica en fibra, toma en los momentos delicados dos infusiones al día de hojas de arándanos. Esa tisana también puede aplicarse de forma externa para disminuir la inflamación.

Despídete de las molestias digestivas

Hay ciertas enfermedades asociadas al aparato digestivo que reaparecen en determinadas épocas del año y que se pueden aliviar utilizando plantas medicinales, sin necesidad de recurrir a tratamientos químicos.

Si padeces ardor de estómago, te recomendamos que prepares un combinado en el que debes mezclar a partes iguales tomillo, hipérico, ajenjo, melisa y raíz de valeriana en infusión durante unos 10 minutos. Pon cuatro cucharadas de la mezcla en un litro de agua y bebe una taza caliente por la mañana y otra por la noche.

En el caso de que hayas comido algo que te haya sentado mal o, simplemente, hayas cogido frío y tengas diarrea, te diremos que la betónica se considera desde hace mucho tiempo como un remedio excelentes contra esta dolencia y otras relaciones con el aparato digestivo.

Para prepararla, debes verter un cuarto de litro de agua hirviendo sobre una cucharadita llena de betónica y dejar que repose durante 15 minutos. Se cuela y se bebe. (Lo recomendable son dos o tres tazas diarias).

¿Sufres dolor de estómago? Pues apúntante a la manzanilla, que proporciona un alivio rápido y que además se recomienda en casos de gastritis crónica y úlcera. En estas situaciones hay que tomar una taza tres veces al día con el estómago vacío.

Para prepararla, vierte una taza de agua hirviendo sobre una o dos cucharaditas llenas de flores de manzanilla y cuélala diez minutos después.

Por último, si tu problema es la acidez nada mejor que el jugo de col, que podrás obtener con una licuadora. La mejor manera de aliviarla es tomar después de las comidas un poco de este líquido. Los eructos ácidos y los dolores desaparecerán con gran rapidez.

¡Estoy nerviosoooo!

Hay épocas del año o días puntuales en que nuestro organismo se encuentra más alterado de lo normal por algún suceso o acontecimiento inesperado o simplemente porque hay personas muy inquietas.

Contra el nerviosismo, las palpitaciones y la hipocondría, se recomienda la borraja como remedio casero. Podéis preparar este remedio casero realizado con un cuarto de agua hirviendo sobre dos cucharadas de hojas secas. Déjalas reposar  unos diez o quince minutos y cuélalo. Se recomienda tomarlo muy caliente y durante dos o tres veces al día.

Si además esa intranquilidad no te permite conciliar el sueño o tener un descanso reparador, a pasiflora es una de las plantas más eficaces para los diversos estados de excitación que pueda presentar el cuerpo.

Házte una tisana con un 30 por ciento de tintura pasiflora, otro tanto de valeriana y un 5 por ciento de naranja. Lo ideal es tomar una cucharadita de esta mezcla disuelta en agua una hora antes de irse a la cama (si lo que se desea es facilitar el sueño). Esta mezclar relaja y distiende la musculatura, por lo que la alteración nerviosa desaparece poco a poco.

Loción natural para cabellos grasos

Tener el cabello graso es todo un problema. Por muy buena higiene que mantengamos, la grasa aparece invariablemente, haciendo que nuestra melena parezca pobre y deslucida.

Si te encuentras con este problema, déjate ayudar por una loción natural y sencilla de hacer, a base de abedul y hiedra. Primero tendrás que mezclar las hojas de ambas plantas en un recipiente de cristal.

Añade después agua hirviendo y deja reposar durante unos diez minutos. Filtra y reserva el líquido obtenido. Mezcla esta infusión con medio litro de alcohol de 15 grados y utilízalo a diario.

Al tratarse de dos plantas astringentes, notarás como tu cabello recupera toda su salud y belleza y no tendrás que preocuparte más por este antiestético problema.

Recupera el apetito con las endibias

Si preparas endibias a la francesa, es decir, cocidas, no tires el agua de la cocción. Este líquido es recomendable como caldo para abrir el apetito, sobre todo si se toma antes de comer. Además, si lo dejas frío resulta de lo más refrescante.

Pero no es el único beneficio para la salud de esta verdura. Cuando no existían los laxantes químicos que se utilizan en la actualidad, las endibias eran un remedio muy popular para aliviar el estreñimiento.

Para ello, te recomendamos comer endibias a diario, preferentemente crudas y a la hora de la comida del mediodía, hasta solucionar el problema. Es un remedio contundente que, lo más importante de todo, no convierte el problema en crónico.

También si el hígado no te funciona como debiera, incluye abundantes endivias en tu alimentación. Y es que esta verdura, como casi todas las que  tienen un sabor amargo, favorece el funcionamiento de este importante órgano.

En materia de belleza, os diremos que no encontrarás alimento más bajo en calorías (22 por cada 100 gramos) ni más saciante, si lo que pretendes es hacer dieta. Su alto contenido en celulosa llena el estómago y calma el hambre, además de regular el tránsito intestinal. Las endibias, además, son un alimento muy útil para eliminar toxinas y combatir problemas como la celulitis.

Para terminar, os recomendamos que si vuestra piel está muy seca o castigada por el sol haceros un tónico de esta verdura. Es muy sencillo. Sólo hay que licuar unas cuantas hojas y aplicar el líquido resultante sobre las zonas más afectadas con un algodoncito. Este jugo calmará tu piel y favorecerá su recuperación.

Ciruela para rebajar volumen corporal

Si quieres adelgazar de cintura para abajo y lucir una silueta más estilizada no debes perderte el siguiente consejo. La ciruela fresca evita que la grasa se acumule en el cuerpo, muy especialmente en las zonas tan conflictivas como el abdomen, las caderas, los glúteos y los muslos.

Para beneficiarte de sus virtudes, basta con tomar, en ayunas y a diario, un buen vaso de zumo casero de esta rica fruta. Si además tomas dos o tres ciruelas entre comidas durante el día el efecto será aún mayor.

Pero no sólo es el único beneficio que puedes conseguir consumiendo este sano producto. Hoy en día están muy de moda las cremas con ácidos frutales (AHA), unos cosméticos casi milagrosos que renuevan la piel. Ya desde hace muchos años las mujeres sabían que las mascarillas de frutas resultaban muy eficaces para la piel del rostro.

Si quieres hacerte tu propia máscara de ácidos, tan sólo tienes que licuar un par de ciruelas frescas maduras y mezclarlas con un poco de leche para que quede un  líquido cremoso.

Aplica este tónico natural con un algodoncito y acláralo un cuarto de hora después con agua. Las propiedades naturales de este fruto renuevan la piel, eliminando granitos, manchas y arrugas superficiales.

Además, el uso más conocido de las ciruelas es su gran capacidad para favorecer el tránsito intestinal. En lugar de utilizar laxantes químicos que, a la larga suelen provocar dependencia, cada mañana toma para desayunar cuatro o cinco piezas en su modalidad de pasas, troceadas junto a los cereales o con un yogur.

Por último, os diremos que la ciruela, tanto pasa como fresca, contiene una serie de principios activos que resultan muy útiles a la hora de prevenir dolencias como el reuma, la artritis o la gota. Mano de santo.