¡Te canta…el aliento!

Hay pocas cosas más desagradables que estar hablando o al lado de un persona a la que le huele mal el aliento, un problema que en el 75 por ciento de los casos es provocado en la misma boca, bien sea por la mala higiene bucal o bien por otros factores externos, como beber alcohol, tomar condimentos como el ajo y la cebolla o fumar.

También hay enfermedades orales, como la gingivitis, las mismas dentaduras postizas o, incluso, la infecciones respiratorias en garganta, pecho o pulmones pueden ser causantes de la llamada halitosis.

Los padecimientos sistémicos, tales como la diabetes, enfermedades hepáticas, renales y desórdenes gastrointestinales, entre otras, pueden ser factor de riesgo para tener mal aliento.

Pero, ¿qué se puede hacer ante este problema? Para poder combatirlo, además de los consabidos sprays que venden en farmacias y herbolarios, pero que son pan  para hoy y hambre para mañana, lo primero que hay que hacer es identificar que lo causa, así se podrá saber qué tratamiento se tiene que implementar para erradicarlo por completo.

Aquí os dejamos algunos consejos prácticos para poner remedio a este mal que afecta a más gente de la que pensamos. El primero de ellos es que, después de haber cepillado tus dientes, como sueles hacerlo, disuelve una par de cucharadas de sal en agua tibia; con esta solución haz buches. La sal ayuda a eliminar bacterias y a desinflamar encías, además de que previene la formación de sarro.

Además, echa mano de vez de en cuando de este brebaje se prepara con medio litro de agua potable, al que hay que agregarle dos cucharadas de salvia roja, una flor muy utilizada en la medicina tradicional china, se pone a hervir y se tiene que deja reposar por 20 minutos. Después de lavarte los dientes, tienes que utilizar este enjuague bucal “especial”.

No te olvides del perejil. De hecho, esta hierba la puedes utilizar de dos formas: la primera consiste en hacer una infusión con agua, varías ramas de perejil y tres piezas de clavo de olor molido. Cuando hayan hervido hay que colar el líquido y hacer buches con el preparado. La segunda es mucho más fácil, ya que sólo tienes que masticar las hojas del perejil crudo, porque las sustancias que posee la hierba ayudan a combatir las bacterias y a mejorar el aliento.

También os invitamos a usar varias especias que normalmente se utilizan para dar mejor sabor a las comidas, también pueden contribuir a eliminar el mal olor, tales como el ya mencionado clavo de olor, el anís o las ramas de canela, las cuales sólo tienes que masticar para que impregnen tu boca con su aroma y sabor.

De todos es muy conocido, además,  que el bicarbonato ayuda a tener mejor salud bucal. En un vaso de agua disuelve una cucharada de bicarbonato, con esta solución enjuaga tu boca después de haberla lavado. Ten por seguro que el mal olor se irá y tus dientes lucirán más blancos.

La menta tiene propiedades desinfectantes, además de que te dejan un fresco y agradable aroma en la boca, así como un elixir que puedes preparar mezclando en la licuadora zanahorias, espinacas y pepino y consumiendo un vaso después de cada comida.

Por último, os instamos a vinagre de manzana y agua. Esta solución también la puedes utilizar como enjuague. El ácido acético que contiene el vinagre bajará el pH de tu boca matando las bacterias que causa la halitosis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: