¡Me pongo de uñas!

Moderse las uñas es un hábito que se coge con relativa facilidad, pero que luego es complicado dejarlo, y cuanto más tiempo pase, peor. Por este motivo lo mejor es cortar de raíz, desde pequeños. Si ves que tu hijo empieza a coger esta costumbre lo primero que tienes que hacer es intentar explicarle que eso está mal y que no debe volver a hacerlo.

Además, intenta cubrir la parte superior de los dedos con tiritas o sustancias amargas que están a la venta en farmacias y herbolarios. El encontrarse obstáculos o sabores desagradables evitarán que vuelva a modérselas. Si además se las pintas o se las arreglas, al verlas bonitas se le quitarán las ganas de estropearlas.

También es bueno, y muy recomendable, mantener la boca ocupada con chicles, más ahora que casi todos no tienen azúcar, o los clásicos regalices.

Si con esto y con todo ves que no hay solución, no te quedará más remedio que acudir a un psicólogo para que le ayude o a un dentista que le advierta sobre los problemas odontológicos que pueden acarrear esta insana costumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: