Malditos callos

Los callos, esos incómodos bultitos endurecidos que aparecen en pies y manos, produciendo molestias y dolores bastante desagradables,  tienen remedios caseros muy sencillos y rápidos de hacer. De este modo notarás un gran alivio.

El primero de ellos consiste en rascarlos suavemente con piedra pómez, luego frotarlos con una cebolla cruda cortada por la mitad y finalmente colocarle encima unas gotas de tintura de árnica.

Otro forma de combatir los callos es elaborando una pasta al triturar 5 ó 6 aspirinas y  mezclarlas con una cucharada de agua y jugo de un limón el cual debe colocarse sobre los callos y envolverlos en una toalla caliente por 10 minutos.  El calor hará que la pasta penetre y suavice los callos.  Finalmente, ráscalos con una piedra pómez.  De esta forma, podrán desprenderse con más facilidad.

Por último te recomendamos aplicar, dos o tres veces al día, una pomada a base de pétalos de caléndula lo cual suaviza pronto el tejido y actúa como antiinflamatorio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: