Archive for 24 abril 2013

Exfolia tu piel con remedios caseros y económicos

Para conservar una piel bonita, tersa, sin manchas, granos y otras impurezas, es fundamental realizar una exfoliación de vez en cuando (una al mes está bien). Hoy os vamos a dar una fórmula tan sencilla como económica, y que podéis realizar en casa en cualquier momento.

Sólo necesitáis una taza de sal marina, media de aceite de oliva, una cucharada de miel y, si te apetece, unas gotas de tu esencia favorita, que le pondrá un toque personal a esta mezcla.

Una vez que esté todo bien compacto, se echa en un tarro y ya puedes aplicarlo sobre la piel con pequeños masajes circulares que harán que penetre con mayor facilidad. Déjalo que actúe alrededor de un cuarto de hora (si es un poco más no pasa nada) y retirála.

Luego sólo tienes que ponerte una buena hidratante, que dejará tu piel perfecta, suave y lisa. Además, si eres regular con este truco casero, eliminarás las células muertas y cuando llegue la hora de exponerte al sol el bronceado te cogerá de una forma más rápida y con un color mucho más bonito. ¡Pruébalo!

Anuncios

¿Me regalas tu blanca sonrisa?

Una sonrisa es uno de las mejores señas de identidad de cualquier persona. Pero a veces descuidamos nuestra dentadura y un gesto tan simple y gratificante como ése puede convertirse en un auténtico calvario por tener los dientes oscuros, con manchas o amarillentos.

Por eso la dentadura debe de ser una parte más de nuestros cuidados de estética, tanto como la piel,el cuidado de nuestro cuerpo o de las arrugas.
Hay muchos tratamientos que realizan centro odontológicos, pero tienen un costo que no siempre esta a nuestro alcance, y menos ahora que la crisis hace que la lista de prioridades haya cambiado. Hoy os proponemos recurrir a los pequeños trucos caseros para blanquearla.

Hay ciertos hábitos, como el tabaco o  las infusiones, que poco a poco van cambiando el tono de nuestras piezas dentales. Por este motivo es fundamental mantener una buena higiene y cepillarlas después de cada comida (sin olvidarse de hacerlo antes de acostarnos).

Pues bien, si queréis que vuestra sonrisa luzca blanca sólo tenéis que hacer una mezcla de sal y bicarbonato de sodio (no hay que echar agua). Humedecemos antes el cepillo y lo mojamos en el preparado anterior. No olvidéis que la forma correcta de lavarse los dientes con movimientos de arriba hacia abajo.

Os recordamos que este truco casero no se debe realizar durante periodos prolongados, porque acabaría dañando el esmalte, pero es realmente efectivo. Probadlo y nos contáis.