Archive for 30 diciembre 2013

Manzanilla para aliviar las molestias oculares

¿Tienes los ojos enramados? ¿Sufres picores o lagrimeo constante? Pues aquí os dejamos otro remedio muy sencillo. Coged manzanilla (bien sea en bolsa o bien de la que venden suelta en los herbolarios. Echad agua en un cazo y poner a hervir.

Cuando esté caliente, en una tacita se pone o un sobre de esta infusión o una cucharada si la habeís adquirido suelta. La dejáis que repose unos diez minutos, tapando el recipiente para que la mezcla tome más consistencia. 

Una vez que el líquido esté tibio (probad que el calor es soportable) se coge una jeringuilla (sin aguja, claro está)  se rellena y se aplica dentro del ojo. Notaréis un alivio inmediato. Repetid este proceso durante un par de días.

Como siempre, recalcaros que estos trucos son para afecciones leves o puntuales. Si las molestias persisten acudid a un especialista para que os ponga un tratamiento médico.

Miel y clara de huevo contra la flacidez en el cuello

Uno de los problemas que más preocupan a las mujeres es la flacidez, tanto en el rostro como en el resto del cuerpo. Sin duda, el cuello y la cara son las zonas que suelen sufrir más este antiestético problema, especialmente a partir de una determinada edad y con los cambios bruscos de peso.

Hoy os vamos a dar un truco sencillo, barato y eficaz para que desaparezca esa molesta papada que tanto afea. Para ello sólo necesitáis una cucharada de miel y una clara de huevo. Se hace una mezcla con ambos productos y se extienden sobre la zona con movimientos ascendentes hacia la cara. Se deja actuar unos 20 minutos y se aclara con agua fría.

No olvidéis que hay que ser constante con cualquier tratamiento para que sea efectivo, así que repetidlo por lo menos veces a la semana.

Saca el máximo provecho a la mascarilla capilar

Usar mascarilla capilar en más que recomendable para mantener el cabello suave, hidratado y cuidado. Hoy os queremos dar un consejo sobre su uso para que tengáis el pelo perfecto en ocasiones especiales.

Si queréis presumir de melena brillante y voluminosa en estas fiestas navideñas os recomendamos que os echéis la mascarilla después del lavado y no la aclaréis. Dejad que actúe durante toda la noche. Cuando al día siguiente volváis a daros un champú (bien en casa o en la peluquería) notaréis rápidamente los efectos que antes hemos comentado.

Repetid esta operación una vez a la semana (en verano, cuando más sufre el pelo podéis hacerlo dos o tres)  y vuestro cabello os lo agradecerá.