No te tuerzas (remedios caseros para aliviar molestias y dolores)

quemadurasol_N1

Feliz y aromática jornada de lunes, en el que damos la bienvenida a la primavera. Hoy vamos  a hablar de torceduras. ¿Quién no se ha torcido, por ejemplo, un tobillo a lo largo de su vida? Lo primero que hay que hacer es inmovilizar la zona y calmar el dolor.

Para ello, cuentan nuestros mayores que echaban mano de la col, un truco que habían aprendido de los hombres de campo, propensos a este tipo de lesiones mientras trabajaban sus tierras.

Cuando sufrían una torcedura, cogían unas cuantas hojas de col, les quitaban las venas centrales y las aplicaban directamente sobre la zona dolorida, las inmovilizaban con una gasa y en poco tiempo hacían efecto.

Además de la col, utilizaban también hojas de papel de estraza bien humedecidas en vinagre diluido en agua, que ponían sobre la torcedura y retiraban a los dos minutos. Al secarse, dejaban la zona inmovil, de tal manera que tanto el dolor como la inflamación desaparecían.

Por último os diremos que la curación de torceduras también se acelera si cada vez que la persona toma un baño se echa en el agua fría una pizca de jenjibre, ya sea en infusión o en aceite esencial, sin olvidar el ya más que conocido remedio de aplicar hielo en la zona. Lo más importante, por favor, es que si el dolor no remite o aparecen otros síntomas vayáis al médico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: