Archive for the ‘Sabores’ Category

¿Retienes demasiados líquidos? ¡Toma fresas!

Cuando a nuestro organismo le da por retener líquidos nos sentimos hinchados, como un globo a punto de explotar. En estos casos también hay remedios caseros que pueden hacernos sentir mejor. Por ejemplo, beber agua a palo seco en cantidades industriales no es demasiado agradable, pero si sustituimos el agua por zumo de fresas (natural), la cosa cambia.

Para hacerlo debemos licuar unas cuantas fresas, filtrar el zumo para eliminar los granitos y añade abundante agua. Conseguirás un zumo refrescante y ligero que, además de eliminar líquidos, te ayudará a desintoxicar el organismo. Bebe un litro de agua al día de esta preparación hasta que cese la sensación de hinchazón.

También para este problema podemos contar con otros productos naturales. Hay verduras, como las judías verdes, los berros, los espárragos y el calabacín que combaten la retención de líquidos y hacen perder peso. Toma alguna de ellas a diario, preferentemente para cenar, y te sentirás mejor. No tires el agua de la cocción de estas verduras, si tomas un tazón antes de las comidas, conseguirás que el efecto sea más intenso.

Por último, hay un remedio que suele ir de perlas a casi todo el mundo. Se trata de la infusión de hojas de grosellero negro. Dos tazas de esta diurética bebida al día antes de las comidas te ayudarán a eliminar todo ese líquido que atasca tu organismo y que te impide lucir una bonita figura. ¡Manos a la obra!

Anuncios

Dormir (bien) es un placer

Cuenta que antiguamente se creía que las personas que no dormían bien corrían el peligro de que sus almas abandonaran su cuerpo y no volvieran nunca más. Si cada mañana te levantas como un zombi, aplica estos trucos anti-insomnio.

Para luchar contra la falta de sueño, los expertos aconsejan empezar con manzanilla, siguen con la tila, después el espliego y, cuando han agotado todas las posibilidades, con la pasiflora, una auténtica bomba de relojería contra el insomnio. Prepara una infusión de pasiflora, añadiendo una cucharadita de esta hierba en una taza de agua caliente. Deja reposar cinco minutos y filtra. Toma una taza antes de irte a dormir y otra algo más tarde, si no logras conciliar el sueño.

Otro truco infalible es añadir a un vaso de leche vegetal una pizca de canela y una cucharada de miel. Dormirás mucho mejor. ¡Felices sueños!

¿Mala circulación? ¡Apúntate estos trucos!

Dicen, y tienen razón, que los vasos sanguíneos son las autopistas del cuerpo. Gracias a ellos mantenemos el organismo en buenas condiciones. Pero si el “tráfico” se interrumpe y la sangre no circula como debiera, el cuerpo se resiente. Evítalo con estos trucos.

Uno de lo más antiguos consiste en añadir un picadillo de pimiento rojo fresco en la ensalada para mejorar la circulación. Y es que esta deliciosa hortaliza es un potente estimulante para este problema que vale tener en cuenta. Con tomar un pimiento rojo al día, sus beneficios están asegurados.

Si prefieres los sabores dulces, sustituye el pimiento por las cerezas. Te proponemos que sigas este tratamiento. Bebe a diario media taza de zumo de cerezas (frescas si es temporada o en su defecto envasadas sin azúcar) durante cuatro días. Descansa otros cuatro y luego repite el tratamiento.

Por último, os vamos a hablar del azafrán, ese condimento que le da un color inigualable a nuestra deliciosa paella. Echa cinco estigmas de azafrán en medio litro de agua hirviendo. Deja reposar cinco minutos y filtra. Toma dos cucharadas soperas de esta infusión dos veces al día. Notarás rápido los efectos y mejorarás notablemente tu salud.

Combate los mareos de mayores y pequeños en los viajes

Para algunas personas sólo oír la palabra viaje hace que se les revuelva el estómago. De hecho, muchas de ellas prefieren renunciar a hacer el traslado que pasar un mal rato por los dichosos mareos (que casi todos pensamos que son psicológicos). Recuerdo que de pequeña mi padre nos dijo que si nos ponía un algodón con una tirita en el ombligo (seguro que os sentís identificados) no nos volveríamos a marear. Nos lo puso un par de veces, luego ya íbamos en el coche como si tal cosa. (Puedo prometer y prometo que antes echábamos los higadillos por la boca).

Pero bueno, si éste no es tu caso. Si ya procuras no leer ni voltear mucho la cabeza mientras vas en el coche, pero aún así te mareas como una sopa por corto que sea el trayecto, aquí te vamos a dejar unos consejos para ver si mejoras.

El primero de ellos es llevar siempre en el bolso un trozo de raíz de jengibre y saborearla mientras haces el viaje. Y si alguna vez debes marcharte con prisas y descubres que te has quedado sin esta preciada planta, no te preocupes, también puedes recurrir a la corteza de un limón.

Los más pequeños de la casa también están expuestos a los mareos, igual que los mayores. El problema es que el sabor del jengibre les puede resultar demasiado fuerte, por eso es mejor que optes por otras alternativas como los caramelos de miel. Está más que comprobado que si los niños comen estos dulces mientras van en el coche, el mareo pasa de largo. Ahora bien, no les atiborres de ellos, porque luego llegarán las caries y los problemas dentales y será peor el remedio que la enfermedad. ¡Buen viaje!

Dientes sin caries. Adiós a la pesadilla de los peques.

Buenos y aromáticos lunes. Hoy vamos a empezar hablando de caries, esa palabra especialmente odiada por los niños y que los mayores les repiten de forma constante cuando van a comprar sus deliciosas chuches al quiosco. Como ya hemos dicho, la caries es un auténtico azote, sobre todo para los más pequeños de la casa. Para prevenirla (más vale prevenir que curar), además de tener bajo llave los dulces y bebidas azucaradas, existen varios remedios caseros muy útiles.

Cierto es que los niños no son muy amantes de la verdura (más bien todo lo contrario), pero es necesario que las consuman si quieren mantener la carie alejada. Es más que recomendable tomar a diario verduras de hojas verdes, como la lechuga, la escarola, la col o las espinacas, todas ellas en crudo (puedes hacerlas en zumo o en ensalada). Es una excelente costumbre para llegar a adultos con una dentadura perfecta.

También son muy buenos los enjuagues con bicarbonato. Para hacerlo, sólo tienes que añadir un tercio de cucharadita de esta sustancia en un vaso de agua. Después haces gárgaras y te enjuagas la boca con ello. El bicarbonato evita que la acidez de los restos de comida ataque a los dientes y provoque la temida caries.

Pero, sin duda, el truco más eficaz contra la caries es mantener una buena higiene dental. Además de lavarte los dientes después de cada comida, no olvides usar la seda dental (como si fueras Julia Roberts en Pretty Woman). Si la empapas en una infusión de manzanilla, obtendrás mejores resultados. Comprobado.

¿Digestiones sin problemas? Te damos la solución

A nadie le gusta terminar una deliciosa comida con una mala digestión. Si eres una de esas personas propensas a sufrir largas y molestas digestiones, no pases por alto estos eficaces trucos que hoy te proponemos.

Después de la comida, según cuentan los mayores, se tenía la costumbre de masticar durante largo tiempo un trozo de piel de naranja o de limón. Además de refrescar el aliento, la piel de estos cítricos aseguraba una buena digestión, sin gases ni inoportunos retortijones. Otra buena idea era añadir piel de limón rallada a sus infusiones digestivas.

Otra fruta que puede ayudarnos en este proceso gástrico es la manzana, muy beneficiosa y de gran ayuda. Si comes dos o tres manzanas dulces y en su punto (ni muy verdes ni muy maduras) a lo largo del día protegerás tu estómago contra los síntomas de las malas digestiones.

Además, existen un montón de condimentos que te ayudarán a hacer la digestión. Si te gustan mucho los dulces, no olvides poner a tus postres un poco de canela. El ajo también resulta muy eficaz. Escalda un diente de ajo en agua hirviendo y añádelo bien machacado a tus comidas. Otros condimentos saludables son la albahaca, el jenjibre, la menta y la mostaza.

Una mala digestión puede arruinar una buena comida.

¡Date un homenaje! Hoy, cookies de chocolate

Hoy aromasdesalud tira la casa por la ventana. Como es 29 de febrero y hasta dentro de cuatro años no volveremos a escribir un post en esta fecha, hemos decidido que nos vamos a dar un homenaje. Sí, sí, un señor homenaje. Dejamos los consejos saludables aparcados por un día y pasamos a daros un receta de cookies de chocolate, que están de rechupete.

Vete al super más cercano y compra un par de bolsas de pepitas de chocolate, que pondrás en el congelador en lo que preparamos la masa. En un bol echas dos cucharadas de leche, un huevo, una pizca de sal, una cucharadita de aroma de vainilla y 250 gramos de azúcar. Pon a derretir en un cacito 150 gramos de mantequilla. Agrégalo a la mezcla y empieza a echar 400 gramos de harina y una cucharada de levadura. Saca las pepitas del congelador e incorpóralas a la masa.

Después con las manos bien limpias, haz bolitas del mismo tamaño, aplástalas y vete colocándolas en una bandeja de horno cubierta con papel de aluminio. Es muy importante que no las dejes muy juntas unas con otras, porque crecen una barbaridad. Se hornean durante 20 minutos y listas para darnos un capricho de 29 de febrero. ¡Nos lo merecemos!

Sin palabras...