Posts Tagged ‘agua’

Cuidados para niños y mayores durante el verano

Si bien es cierto que los niños y los mayores están siempre bien cuidados, es precisamente ahora, en verano, cuando los termómetros superan los 30 grados de temperatura durante muchas jornadas, cuando hay que prestarles más atención. También los adultos deben tener especial cuidado en esta época estival.

Tanto para niños como para mayores es imprescindible beber mucha agua o líquidos isotónicos durante los días de mucho calor. De esta manera se evita la deshidratación y las fatales consecuencias que puede conllevar. Los refrescos con azúcar se pueden tomar, con moderación, ya que pueden alterar los niveles de azúcar en el caso de los diabéticos. El agua es mejor consumirla del tiempo o ligeramente fría, ya que helada puede alterar el funcionamiento del estómago y provocar diarreas.

En verano, lo mejor es permanecer en casa, con las persianas bajadas y evitando las habitaciones más cálidas del hogar, durante las horas donde los termómetros alcanzan mayor temperatura. Desde las 12 del mediodía hasta bien entrada la tarde es recomendable que niños y mayores no salgan a la calle y así evitar insolaciones.

Los niños deben llevar siempre gorras y camisetas que protejan la cabeza y la piel. Además, es muy fácil convencerles de que se le pongan ahora que hay muchos modelos con sus dibujos animados favoritos o con los colores del equipo de fútbol de los seguidores. Si se opta por llevarlos a la playa o a la piscina, hay que darles una crema con un alto factor de protección (muchas marcas las fabrican especiales para estas edades). También aquí es recomendable que permanezcan a la sombra o debajo de una sombrilla.

Para estos colectivos, al igual que para los adultos, es fundamental crear menús a base de ensaladas fresquitas (se pueden hacer multitud de combinaciones) y no realizar comidas copiosas, difíciles de digerir. Además, es recomendable evitar que hagan mucho ejercicio físico, ya que el desgaste es mucho mayor con las altas temperaturas.

En las personas mayores es más que conveniente vigilar la tensión, para comprobar que está bien y evitar mareos o desmayos. Las caídas pueden acarrear graves lesiones, más difíciles de sanar a una determinada edad.

Y para refrescarse, nada mejor que un delicioso helado. Eso sí, hay que elegir aquellos que aporten agua al cuerpo y no consumir los que resulten demasiado dulces o cremosos, que solo provocarán una mayor sensación de sed.

El aire acondicionado y los ventiladores pueden hacer más llevadero el calor, pero hay que tener cuidado de no exponerse directamente a ellos, pues pueden provocar daños en la garganta y catarros que en verano son más complicados de curar. El verano es una época para disfrutar, pero sin olvidarse de que la salud es fundamental para poder tener calidad de vida.

Anuncios

Combate la mastitis

Muchísimas mujeres sufren a lo largo de su vida esa dolencia llamada de forma común “pechos duros”. Aunque como os recomendamos siempre lo primero que hay que hacer es ponerse en manos de un médicos, sobre todo si se detectan bultos, os vamos a dar un remedio sencillo para acabar con la inflamación y el dolor de los senos.

Nada mejor que una cataplasma no excesivamente caliente para aliviarlos. ¿D qué? Pues de lo que sea mientras se pueda aplicar tibia y no sea perjudicial. Os recomendamos utilizar nabos o patatas, que guardan muy bien el calor.

Machaca los tubérculos con un tenedor, una vez que los hayas hervido, y ponlos en los senos cuando estén templados durante 12 minutos con la ayuda de una gasa.

Además podéis hacer cataplasmas con hojas de violeta, miel y agua. Tritura un puñado de hojas de estas flores, mézclalas con un par de cucharadas de miel y aplícate la pasta en los pechos durante el mismo tiempo.

Por último os recomendamos tratar este problema desde dentro, tomando dos infusiones de diente de león al día. Alivio garantizado.

¿Retienes demasiados líquidos? ¡Toma fresas!

Cuando a nuestro organismo le da por retener líquidos nos sentimos hinchados, como un globo a punto de explotar. En estos casos también hay remedios caseros que pueden hacernos sentir mejor. Por ejemplo, beber agua a palo seco en cantidades industriales no es demasiado agradable, pero si sustituimos el agua por zumo de fresas (natural), la cosa cambia.

Para hacerlo debemos licuar unas cuantas fresas, filtrar el zumo para eliminar los granitos y añade abundante agua. Conseguirás un zumo refrescante y ligero que, además de eliminar líquidos, te ayudará a desintoxicar el organismo. Bebe un litro de agua al día de esta preparación hasta que cese la sensación de hinchazón.

También para este problema podemos contar con otros productos naturales. Hay verduras, como las judías verdes, los berros, los espárragos y el calabacín que combaten la retención de líquidos y hacen perder peso. Toma alguna de ellas a diario, preferentemente para cenar, y te sentirás mejor. No tires el agua de la cocción de estas verduras, si tomas un tazón antes de las comidas, conseguirás que el efecto sea más intenso.

Por último, hay un remedio que suele ir de perlas a casi todo el mundo. Se trata de la infusión de hojas de grosellero negro. Dos tazas de esta diurética bebida al día antes de las comidas te ayudarán a eliminar todo ese líquido que atasca tu organismo y que te impide lucir una bonita figura. ¡Manos a la obra!

¿Sabías que el papel de fumar es bueno para curar cortes o rasguños?

Hoy en aromasdesalud vamos a hablar de algo tan sencillo y cotidiano como los cortes o rasguños. Algo que está a la orden del día y que nos puede pasar en cualquier momento: en el trabajo con un triste folio, en la cocina cortando algún alimento o con un inoportuno cristal que alguien olvidó en el suelo. Os vamos a dar algunos remedios tan prácticos como sorprendentes.

El primero de ellos es aplicar papel de fumar sobre la herida o rasguño. Aunque no os lo podáis creer es una tirita de tanta eficacia que, a no ser que el corte sea muy profundo y allá que acudir al médico a que te den puntos de sutur, cierra rápidamente la herida.

Otro truco, que ya utilizaban los más mayores era mezclar la miga tierna de pan con leche caliente y una yema de huevo, haciendo una especie de cataplasma, que se aplicaban sobre la parte afectada y renovaban cada vez que se secaba.

En cualquier caso, no hay que olvidar que ante cualquier corte o rasguño, lo primero que hay que hacer es lavarlo muy bien para evitar posibles infecciones. Para ello, además del clásico aclarado con agua y jabón, os damos otro remedio, que consiste en una infusión concentrada de salvia y tomillo, a partes iguales. Después, si no queréis que quede marca, podéis acudir a aceites esenciales tan regenerantes como la caléndula o el árbol del té. La sensación será como si ahí no hubiera pasado nada.

¿Sudas en exceso? Remedios para combatirlo

En muchísimas ocasiones hemos visto a los mayores de la familia pasarse por la cara, el cuello o los brazos un algodón humedecido y cuando les preguntaba qué hacía me respondían que así combatían el sudor.

Os parecerá mentira, pero ese algodón lo habían empapado previamente en una hierba llamada Amor de hortelano, muy utilizada siempre para combatir el sudor excesivo. Se prepara un litro de agua con un puñado de esta planta y, después de hervirlo a fuego lento durante 20 minutos, se filtra. Una vez que esté frío sólo hay que untar un algodón cada vez que el sudor sea excesivo. Para ellos era su desodorante natural. Hoy en día resulta mucho más cómodo usar un pulverizador.

Pero siguiendo con los remedios naturales (que de eso se trata) otro desodorante natural muy utilizado desde antaño es el limón, con cuyo zumo, diluido al 40 por ciento con agua, se preparaba una loción refrescante, que se da por todo el cuerpo excepto en las heridas.

Además de estos trucos externos para combatir el sudor, los mayores de casa siempre dicen que era importante comer clorofila para matar las bacterias que originan el mal olor. La clorofila se encuentra en vegetales de color verde oscuro. Bueno, pues esto es todo sobre el sudor. Unos consejos muy útiles que guardaremos para el verano.

El sudor excesivo es molesto para el que lo sufre y para quienes le rodean

Dí adiós a las antiestéticas ojeras

Las ojeras. Esas bolsas que se marcan debajo de los ojos cada mañana y que nos traen por la calle de la amargura. Todo ello como consecuencia de llevar una vida muy agitada, descansar poco, dormir menos de lo normal…todo ello acaba dejando huellas en nuestro rostro, sobre todo, como ya comentábamos, debajo de nuestros ojos, en los que aparecen las temidas y tétricas ojeras, que confieren una imagen poco atractiva a nuestro aspecto.

Ya hace muchos años, en la época de nuestras abuelas, se dice que utilizaban paños humedecidos en agua fría poniéndoselas en la zona. También patata bien machacada. Los paños los iban cambiando según se calentaban, mientras que las patatas se dejaban hasta que se secaban del todo.

Otro remedio casero para aliviar los ojos cansados es lavárselos cada día con infusión de semilla de cebada. Muy sencillo. En una taza con agua hirviendo echaba una pizca de esta semilla y, tras dejarlo reposar unos cinco minutos, filtraba y cuando estaba tibia se lavaba los ojos con un paño de algodón bien limpio.

Las ojeras dan un aspecto poco atractivo al rostro y son fáciles de combatir

Por último, hay que vigilar bien la alimentación, ya que se dice que las ojeras salen porque el organismo estaba falto de agua. Así que no hay que olvidarse de beber dos litros de agua al día, que además conlleva otros muchos y buenos beneficios para el cuerpo.

Remedios para terminar con el molesto hipo

Acabar con los repentinos ataques de hipo, que no parecen tener fin, es como un juego de niños. ¿Quién no se ha tapado la nariz durante unos segundos o le ha dado un susto a otro para combatirlo? Todos. Además de éstos que cada uno de nosotros hemos puesto en práctica alguna vez, existen otros que son muy prácticos, como coger una bolsa de papel (nunca de plástico) y respirar en su interior al menos 15 veces, lo que interrumpe el espasmo nervioso que causa el hipo.

Otro remedio muy extendido, especialmente entre los niños, es taparse los oídos con el dedo índice de cada mano y, al mismo tiempo, ayudada por otra persona, beber agua a pequeños sorbos hasta que podamos aguantar. También resulta muy eficaz.

Si el problema es que sufres problemas de hipo muy a menudo es aconsejable tomar una infusión de eneldo dos veces por semana.

Aunque desde hace un par de años una conocida me dio la mejor solución. Comerse una raja de limón crudo. Mano de santo.

El hipo es incómodo y molesto, pero tiene soluciones rápidas y eficaces.