Posts Tagged ‘artemisa’

¡Qué vertigo!

Nada mejor que tumbarse a oscuras con la cabeza muy quieta cuando alguien tiene un ataque de vértigo, de esos que hacen además que el mundo no pare de darte vueltas a tu alrededor.

Pero además para estos casos os recomendamos algunas hierbas que, tomadas con regularidad, pueden ayudar a solucionar el problema. Las personas que a menudo sufren repentinos ataques de vértigo deben acostumbrarse a tomar cada día en ayunas una infusión bien caliente de artemisa.

Su nombre está inspirado en la diosa griega protectora de las mujeres. Si esta tisana se toma durante una temporada, el vértigo cesará. No es conveniente que las embarazadas ingieran esta planta.

El marrubio también es una de las hierbas más indicadas para tratar esa dolencia que provoca en las personas casi la pérdida de la noción del espacio. Tomas tres infusiones al día y el problema se solucionará. No debe consumirse en caso de padecer de acidez.

Y lo mejor para acompañar estas tisanas es la miel, en vez de simples terrones de azúcar. Pero como miel hay que muchas clases, la más adecuada para esta dolencia es la de romero. Una buena cucharada en cada infusión será suficiente.

Anuncios

En toda regla (menstruaciones regulares)

Cuentan los más mayores que la regla tenía que venir con la luna, es decir, cada 28 días, la misma duración que el mes lunar. Si tu menstruación se ha vuelto algo “lunática” y no se presenta en las fechas previstas, regulariza la situación con estos remedios.

Para “llamar” a una regla ausente, recomendamos lo que ella llamaba “la cura del poleo” y que consiste en tomar, cada cuatro horas, media taza de infusión templada de esta planta durante cinco días. Es un remedio contundente que rara vez falla.

Otro preparado que da muy buen resultado es tomar, a pequeños sorbos, un té bien caliente al que le habremos añadido un buen trozo de canela en rama. Pero si lo que quieres es que esta situación no se repita a largo plazo, recurre al sauzgatillo, una planta que te ayudará a conseguir unos periodos más regulares.

 Toma dos infusiones al día quince jornadas antes de la fecha prevista para la regla. Descansa otras dos semanas y repite el proceso.

Por último, os vamos a dar un consejo que también resulta muy beneficioso. Añade tres cucharadas soperas de la mezcla de artemisa, romero, menta y salvia en un litros de vino moscatel. Deja en maceración durante nueve días y  filtra. Toma una cucharadita en ayunas durante diez días. Verás como tu regla vuelve a ser regular.

Sin miedo a la menopausia

Con los mismos miedos y reservas que las jóvenes reciben la menstruación, las mujeres adultas que rondan los 50 años se enfrentan a la menopausia, ese “terrible cambio de vida” que, al fin y al cabo, si se siguen algunos sencillos remedios, como los que hoy os ofrecemos, no tiene por qué serlo.

Ya desde la época de nuestras abuelas, en esta etapa de la existencia, se preparaban enormes platos de ensalada de pepino para suavizar los síntomas de este proceso. Ahora sabemos que esta verdura ayuda a mejorar el equilibrio hormonal que se altera durante la menopausia.

Además del pepino, para controlar los típicos sofocos, preparaban una infusión de zarzaparrilla en un vaso de agua muy caliente y se tomaban después el líquido, filtrado, a pequeños sorbos. Así lo hacen también, desde tiempos inmemorables, los nativos del Amazonas para combatir sofocos y sudores.

Otra forma rápida de aliviarlos, heredada de la tradición popular, es a base de baños templados con hojas de vid. Además, no hay que olvidarse de llevar siempre con nosotros un pulverizador con agua, en el que previamente habremos dejado reposar una pizca de artemisa y que servirá para rociarse la cara cuando los molestos sofocos atacan en los momentos más comprometedores.