Posts Tagged ‘caléndula’

Malditos callos

Los callos, esos incómodos bultitos endurecidos que aparecen en pies y manos, produciendo molestias y dolores bastante desagradables,  tienen remedios caseros muy sencillos y rápidos de hacer. De este modo notarás un gran alivio.

El primero de ellos consiste en rascarlos suavemente con piedra pómez, luego frotarlos con una cebolla cruda cortada por la mitad y finalmente colocarle encima unas gotas de tintura de árnica.

Otro forma de combatir los callos es elaborando una pasta al triturar 5 ó 6 aspirinas y  mezclarlas con una cucharada de agua y jugo de un limón el cual debe colocarse sobre los callos y envolverlos en una toalla caliente por 10 minutos.  El calor hará que la pasta penetre y suavice los callos.  Finalmente, ráscalos con una piedra pómez.  De esta forma, podrán desprenderse con más facilidad.

Por último te recomendamos aplicar, dos o tres veces al día, una pomada a base de pétalos de caléndula lo cual suaviza pronto el tejido y actúa como antiinflamatorio.

Anuncios

Cuidados para el cutis seco y la piel grasa

Hoy os queremos dar unos consejos prácticos para cuidar vuestra piel. El cutis seco se caracteriza por una clara deshidratación cutánea y por la carencia de grasas y sustancias nutritivas esenciales para la piel.

Por lo tanto, su tratamiento cosmético consistirá en un empleo racional y preventivo de leches y cremas detergentes fisiológicas, en la aplicación de cremas nutriticas de noche, hidratantes de día, tónicos refrescantes y emolientes y de máscaras especiales para lograr nuestro objetivo de terminar con la sequedad.

Os recomendamos emplear tónicos a base de pepino, manzanilla, milenrama, zumo de zanahoria, en definitiva, alimentos ricos en vitaminas A y E.

Por el contrario, la piel grasa se caracteriza por un exceso de secreción de la misma y por lo tanto hay que actuar sobre las glándulas sebáceas, tanto con preparados hormonales como mediante aceites esenciales y astringentes.

Su tratamiento cosmético consistirá, ante todo, en utilizar leches detergentes par la belleza de la piel que, a pesar de eliminar la mayor parte de la grasa, no la dejen demasiado privada de ella, lo cual haría reaccionar a las citadas glándulas con una hiperproducción de grasa.

Os aconsejamos usar tónicos astrigentes y aromáticos, a base de salvia, romero, mejorana y espliego, así como máscaras de naranajo, zumo de pomelo, infusiones de caléndula y de hipérico.

Por último, os diremos que es muy importante cuidar vuestra alimentación para mantener una piel sana.

Prepara un útil y saludable botiquín casero

El botiquín es un instrumento que no puede faltar en ninguna casa ni en ningún centro de trabajo, una herramiento imprescindible para poder actuar en caso de que surja cualquier enfermedad o accidente leve que necesite unos primeros auxilios.

Lo normal es que en él no falten tiritas, antisépticos, termómetro, aspirinas y alguna pastilla antinflamatoria.

Hoy te proponemos añadir a todo esto una serie de productos naturales que te pueden resultar muy útiles para dolencias más frecuentes de lo que parecen. Por ejemplo, en el caso de catarros, resfriados, gripes y sinusitis no debes olvidar la flor de saúco. Si además hay dolor de garganta añade a tu botiquín salvia.

El aceite de hipérico es un excelente cicatrizante para las heridas, al igual que el aloe vera, especialmente recomendado para los cortes.

Si el problema es estomacal y provoca naúseas y mareos no te olvides de la menta. La manzanilla aliviará el dolor de estómago, la genciana la falta de apetito y la flatulencia y la ulmaria la diarrea.

Por último, incluiremos tila, por si hay alteraciones del sistema nerviosos o intranquilidad y caléndula contra las quemaduras. Como podrás comprobar un botiquín de lo más práctico y útil, además de económico y saludable.

No más herpes

Ante un herpes, como ya os hemos recomendado en otras muchas ocasiones, lo mejor es acudir rápidamente al médico, sobre todo si aparece en la cara y puede afectar a los ojos. Pero si no es muy grave, existen mil y un remedios par aliviar el gran malestar que provoca esta enfermedad, que antaño se creía relacionada con la varicela.

Las semillas de lino (linaza) tienen excelentes propiedades calmantes. Nuestras abuelas ponían en remojo un cuarto de estas semillas en medio litro de agua durante toda la noche y a la mañana siguiente se aplicaban sobre el herpes la masa mucilaginosa en que se había convertido el líquido. Es muy importante cambiar este emplasto durante cinco horas.

Además de esta aplicación externa, un herpes puede aliviarse también tomando una infusión de hierba de San Juan cada día. Esta planta es tan eficaz contra esta dolencia, que incluso surte efecto si se aplica en forma de compresas frías sobre la zona afectada.

Las infusiones de caléndula también son muy apropiadas para aliviar el malestar del herpes. Toma tres tazas diarias con una cucharada de caléndula por taza de agua hirviendo.

Especial atención tienen los herpes que aparecen en la zona de los genitales. Lo más apropiado es tratarlos directamente con pulpa o gel de áloe vera que no contenga alcohol.

Muérdeme la boca

Además de antiestéticas, las grietas que suelen aparecer de vez en cuando en los labios causan más de una molestia, sobre todo a la hora de comer o hablar. Si tienes este problema, no lo dudes, utiliza cero de los oídos para darte sobre ellas (sí has escuchado bien).

Si el remedio no te acaba de convencer, puedes usar manteca de cerdo o, incluso, una pizca de mantequilla, que ejercen el mismo poder curativo sobre las grietas, también llamadas tradicionalmente “pupas” en los labios.

Otro truco muy usado es la siempre recurrente caléndula, una flor tan hermosa como beneficiosas para todos los problemas de la piel. Con sus pétalos se prepara una tisana que conviene dejar enfriar antes de utilizarla.

Una vez a temperatura ambiente, se humedece una gasa con ella y se van haciendo pequeños toques en las grietas varias veces al día.

Y como siempre es mejor prevenir que curar, cuando notéis que os va a salir una molesta grieta impregnad bien los labios con vaselina, que los protegerá. Hay que hacerlo durante el día, pero también durante la noche. Ya verás como, de esta manera, no deberás temer este trastorno.

¡Disfruta de la menopausia!

Hay momentos en la vida, como en la menopausia, en los que el flujo vaginal es más escaso de lo normal. Su falta no sólo dificulta las relaciones sexuales, sino que también favorece la aparición de irritaciones e infecciones.

Si sufres alguno de estos problemas, te vamos a dar algunos consejos para mejorar. Ya antaño las mujeres a las que se les había retirado la regla, confiaban en el aceite o la pomada de rizoma de calaguala.

Esta suave planta lubrica la vagina y calma posibles irritaciones. Para su preparación necesitas fundir medio kilo de vaselina con 50 gramos de rizoma. Se cuece a fuego lento durante un cuarto de hora sin remover y se filtra con un tamiz. Es muy importante que la crema obtenida la guardes en un tarro oscuro para que conserve todas sus propiedades.

Además, debes saber que hay una serie de plantas que contienen hormonas de origen vegetal que también pueden ayudar a remediar este problema. La infusión de lúpulo, salvia y caléndula, mezcladas a partes iguales, y tomada dos veces al día, remediará el desequilibrio hormonal que produce este trastorno.

Y para terminar, una última recomendación. Echando un chorrito de vinagre de sidra en el agua del baño se mantiene el PH de la vagina y se previenen las infecciones e irritaciones que suelen afectarla. Prueba y no dejes que la menopausia te amargue la vida.

Como el culito de un bebé

Si los bebés pudieran hablar, nos podrían explicar lo mal que lo pasan cuando tienen el culete escocido. Por suerte, hay viejos remedios de los más útiles para mantenerlo en las mejores condiciones.

Lo mejor para aliviar las escoceduras de un bebé es dejarlo el mayor tiempo posible con el culito aire. Además,  os recomendamos efectuar los lavados en la zona con infusión tibia de caléndula, romero y flor de saúco.

Esta mezcla calma la irritación y ayudar a mejorar las molestas escoceduras. También resulta muy eficaz la pomada de caléndual (de venta en herbolarios y herboristerías).

Y siguiendo con recomendaciones, es bueno dar a los más peques de la casa pequeñas cantidades de infusión de manzanilla. Esta planta hacer que el pipí sea menos ácido y no irrite tanto la piel. Algo que también es aconsejable para las mamás que le esté dando el pecho a su bebé.

Por último, si la irritación resulta muy molesta, “pinta” el culito del niño con yema de huevo cruda ligeramente batida. Retíralo con agua al cuarto de hora. El huevo hidrata y calma la piel.