Posts Tagged ‘cataplasma’

Remedios de belleza de composición natural (2)

Seguimos con los remedios de belleza de composición natural y lo hacemos hablando de las temidas arrugas, para las que te recomendamos uses aceite de hipérico, de aguacate, pulpa de zanahoria cocida, pieles de naranja y las pongáis en la batidora hasta obtener una consistencia cremosa, que después aplicaréis sobre vuestro rostro a modo de cataplasma.

¿Qué tenéis problemas circulatorios? Pues aquí no os vamos a decir nada nuevo. Tomad ajo en todas sus versiones, ya que posee propiedades hipotensoras; y cebolla, de notorias propiedades desinfectantes internas, siempre y cuando pueda tolerarse su olor, claro está.

Para la jaqueca nada mejor que el zumo de medio limón en una taza de café amargo, mientras que si lo que quieres es un buen estimulante nervioso prepárate una tisana de hojas de romero (20 ó 25 gramos por litro de agua) y bébela cuando estés deprimida.

Un buen aperitivo es la raíz de genciana bien aplastada o en su defecto una taza de té en agua hirviendo, bien azucarada. Y por último, para perder peso, toma de 2 a 6 gramos al día de extracto fluido de encina marina.

Anuncios

¡Me duele la barriga!

Los dolores de barriga son, por desgracia, más comunes de lo que desearíamos, pero, por suerte, existen remedios naturales de lo más efectivos. Por descontado, la dieta es lo que más hay que cuidar cuando se sufre un trastorno de este tipo.

Un dulcísimo truco para cuando sufres un cólico o dolor de barriga, aunque no es apto para niños, ya que contiene alcohol, es el de las nueces maceradas con anís. Pon en un plato unas cuantas nueces sin cáscara y échales un chorro de este licor.

Déjalo macerar durante media hora y ya las puedes tomar. Esta combinación, sin abusar, por supuesto, gana la batalla al incómodo dolor de barriga.

También existe otra solución que se logra a base de hierbas bien desmenuzadas, concretamente el laurel, la melisa, el tilo, la salvia y la menta (a partes iguales). Conviene tomar una infusión después de cada comida.

Por último os vamos a dar la fórmula de una cataplasma para calmar los dolores del cólico. Pon a hervir durante diez minutos un tomate hermoso y varios pétalos de amapola. En esta agua caliente debe empaparse el paño que se coloca sobre la zona dolorida. ¡Notarás un gran alivio!

Mejora la flebitis

Aquellas personas que padezcan flebitis den cuidarse mucho para que este problema no derive en una trombosis de consecuencias irreversibles. Para las venas hinchadas y dolorosas, la tradición también ofrece variados remedios.

El secreto para mejorar esta enfermedad está en la alimentación, que debe hacerse a base de frutas y verduras, mejor si se toman en su estado natural. Se aconseja tomar cada día un litro y medio de agua mezclada con el zumo de limones, lo que facilita que la sangre fluya y aleja la posibilidad de que se formen trombos.

También por vía interna se puede prevenir este mal, tomando una infusión de consuelda (sólo 20 días al año) y una cucharada de lecitina, que también ayuda a disolver los trombos sanguíneos.

Por vía externa, lo más aconsejable es que se pongan en alto las extremidades afectadas y que en el lugar donde se encuentren las venas afectadas se coloque una cataplasma de árnica, diluida, dos veces al día.

Conviene mantener estas cataplasmas durante diez minutos para que hagan efecto. Lo más importante: todos estos trucos deben combinarse SIEMPRE con el tratamiento médico.

Pies calentitos: ¡Qué placer!

Los mayores de la casa siempre estaban atentos a la temperatura de los pies, pues eran de la opinión de que unos pies fríos podían ser el origen de muchas dolencias. Por esta razón conocían un montón de remedios para que entraran en calor, que hoy os vamos a contar.

Si llegas a casa con los pies fríos, prepara esta sencilla cataplasma. Coge un boniato grande (si no es de temporada puedes sustituirlo por un nabo) y ásalo en el horno sin pelar. Cuando esté en su punto, lo chafas y aplicas sobres los pies el puré bien caliente.

Una vez que esté frío, lávalos con agua caliente y sécalos. Para mantener el calor, usa unos calcetines o patucos.

Aún con eso y con todo, hay personas que por naturaleza siempre tienen los pies fríos. Si eres una de ellas y te molesta esa sensación, toma el zumo de dos limones con azúcar en varias dosis a lo largo del día. Si sueles tener un pie caliente y el otro frío (un trastorno que puede revelar problemas del hígado) añade al limón una cucharadita de aceite de oliva.

Si tienes que salir a la calle en un día frío y húmedo, pon en el interior de tus calcetines una pizca de pimentón durante un rato. Notarás la diferencia.

¿Qué tienen en común la cerveza y la ciática? ¡Descúbrelo!

¿Qué tienen en común la cerveza y la ciática? En principio alguien puede pensar que me he ido de la cabeza, pero no. Os explico. En lo que todos estamos de acuerdo es que un ataque de ciática es una de las peores cosas que nos pueden ocurrir, con ese dolor tan insoportable que va de las nalgas hasta la rodilla. Lo que nadie podía imaginar, y aquí está la respuesta a mi pregunta, es que para tratar esa dolencia se pudiera utilizar la misma hierba de la cual se extrae la cerveza: el lúpulo.

Si sufres uno de esos temidos ataques conviene aplicarte una cataplasma lo más caliente posible de lúpulo, para lo que primero debes hervir la planta durante diez minutos, filtrarla y envolverla en un paño muy fino. Y tan pronto como se enfriase, volver a remojar con la misma agua aún caliente.

Igual de efectivas para calmar los ataques de ciática son las friegas diarias con aceite de clavo, que aquí utilizamos mucho como especia, pero que en su país de origen, Indonesia, es muy apreciado por su variedad de usos terapéuticos. Importante: No abuses porque puede resultar irritante y en vez de solucionar un problema ahora tendremos que resolver dos.

¿Sabías que el papel de fumar es bueno para curar cortes o rasguños?

Hoy en aromasdesalud vamos a hablar de algo tan sencillo y cotidiano como los cortes o rasguños. Algo que está a la orden del día y que nos puede pasar en cualquier momento: en el trabajo con un triste folio, en la cocina cortando algún alimento o con un inoportuno cristal que alguien olvidó en el suelo. Os vamos a dar algunos remedios tan prácticos como sorprendentes.

El primero de ellos es aplicar papel de fumar sobre la herida o rasguño. Aunque no os lo podáis creer es una tirita de tanta eficacia que, a no ser que el corte sea muy profundo y allá que acudir al médico a que te den puntos de sutur, cierra rápidamente la herida.

Otro truco, que ya utilizaban los más mayores era mezclar la miga tierna de pan con leche caliente y una yema de huevo, haciendo una especie de cataplasma, que se aplicaban sobre la parte afectada y renovaban cada vez que se secaba.

En cualquier caso, no hay que olvidar que ante cualquier corte o rasguño, lo primero que hay que hacer es lavarlo muy bien para evitar posibles infecciones. Para ello, además del clásico aclarado con agua y jabón, os damos otro remedio, que consiste en una infusión concentrada de salvia y tomillo, a partes iguales. Después, si no queréis que quede marca, podéis acudir a aceites esenciales tan regenerantes como la caléndula o el árbol del té. La sensación será como si ahí no hubiera pasado nada.