Posts Tagged ‘catarros’

¡Ni me tosas!

flemas58947633-378x350

El invierno y las bajas temperaturas que estamos sufriendo durante los últimos días pasan factura a nuestro cuerpo. El cambio de clima de casa o el trabajo a la calle provoca que muchos ‘agarren’ ahora un buen catarro. Sigue leyendo

Anuncios

No más dolores de garganta

Con temperaturas tan bajas como las de los últimos días es normal que nuestro cuerpo se resienta, incluso aunque vayamos bien abrigados. Las gripes y resfriados suelen conllevar incómodas molestias, como la congestión nasal, la tos o el dolor de garganta.

Precisamente para éste último hoy os queremos dar un remedio natural, casero, rápido y eficaz: hacer gárgaras con pimienta de cayena, un ingrediente que casi nunca falta en casa para aderezar algunos platos picantes.

Pues bien, el truco es tan fácil como disolver una cucharadita de postre de esta especia en un vaso de agua templada y repites la operación varias veces y notarás un gran alivio. Por último recordaros que no olvidéis mover la mezcla constantemente, ya que la pimienta tiende a irse al fondo del recipiente.

¡Mucha canela!

La canela es mucho más que ese delicioso condimento para adornar postres como el arroz con leche o las natillas. Estudios recientes confirman que en la corteza y en la esencia radican el poder curativo de la canela del cual se puede mencionar las cualidades de estimulación de las funciones circulatorias, cardíacas y respiratorias.

Tonifica el aparato digestivo produciendo un aumento de los jugos gástricos. Por esta razón, su uso está indicado para los que padecen inapetencia, digestiones pesadas, atonía gástrica y las incómodas flatulencias.

Si tienes problemas a la hora de realizar la digestión te recomendamos que hagas una infusión con unos 10 gramos de canela por litro de agua y tomarte una taza después de cada comida. Muy importantes este dato; la eficacia de esta tisana se reduce cada vez que se le echa más azúcar. Este remedio también es válido en el caso de las menstruaciones dolorosas.

Si tu problema es que estás acatarrado o has agarrado una buena gripe no dudes en echar mano de los clásicos vahos, pero prueba a ponerle esencia de canela para notar la mejoría.

Y cómo no. La canela es un excelente afrodisiaco. Para que surta efecto deberás tomar un gramo de esta especia repartido en cinco veces.

 

 

 

Remedios para frenar los catarros y los resfriados

Ahora que las bajas temperaturas se han metido de lleno y que también ha comenzado a llover con fuerza, es la época “ideal” para cogerte un incómodo catarro o resfriado, una de las enfermedades más comunes en esta época del año.

Por este motivo os queremos dar una serie de remedios caseros y naturales que ayuden a combatirlos o a mejorarlos, en el que caso de que los virus ya estén haciendo estragos en tu organismo.

Lo primero de todo, como es obvio, es abrigarte bien, protegiendo especialmente la zona de la garganta y el pecho y, por supuesto, descansar y dormir mucho para mejorar los dolores musculares que suelen acompañar a estas dolencias.

Además, tienes que reforzar tus defensas, algo que será fácil de lograr si tomas a diario un delicioso zumo de naranja natural, y no sólo para desayunar, sino como postre o a media tarde. Los puedes alternar con otros alimentos ricos en vitamina C, como la zanahoria o la manzana, exquisitos en forma de batido.

Pero si el catarro ya está ahí y tienes una molesta tos, te recomendamos que te apuntes al té de sáuco. Si es muy fuerte notarás mejoría con una infusión de hojas de tilo.

Si lo que tienes son grandes cantidades de mucosidad y flemas prepara una tisana de hojas de capuchina o de raíz de jenjibre, ambas con propiedades expectorantes. Te dejarán las fosas nasales despejadas.

Para los dolores musculares nada mejor que un baño con agua bien calentita y unas gotas de aceites esenciales o nuez moscada. Disfruta de este momento en la bañera durante 15 ó 20 minutos y verás qué diferencia.

Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de los clásicos vahos, que puedes hacer con hierbas como el eucalipto, la menta, el tomillo, la melisa… una amplia variedad para dejarte como nueva.

Así que no lo dudes más,  plántale cara a los catarros y disfruta de todos los encantos que nos ofrece esta época otoñal.

Higos para combatir la tos

Si la molesta tos te impide pasar una noche relajada de sueño y descanso te recomendamos que tomes una compota de higos que deberás hacer echando unos cuantas unidades, secas, sin aditivos en un poco de leche. Calienta esta mezcla a fuego lento durante aproximadamente una media hora y tómala antes de ir a dormir.

Además de estar deliciosa, ablandará la tos y te permitirá dormir de un tirón. Puedes aprovechar ahora que es una época en que esta fruta está en temporada para consumirla, ya que también tiene un gran poder antioxidante y por sus propiedades expectorantes ayudan a limpiar los pulmones, lo que previene afecciones respiratorias como catarros o bronquitis.

Los higos permiten regular la fibra intestinal y evitar el estreñimiento, logrando unas mejores digestiones. Por último, os diremos que es buenísimo para la gente que tiene problemas de reúma.

Prepara un útil y saludable botiquín casero

El botiquín es un instrumento que no puede faltar en ninguna casa ni en ningún centro de trabajo, una herramiento imprescindible para poder actuar en caso de que surja cualquier enfermedad o accidente leve que necesite unos primeros auxilios.

Lo normal es que en él no falten tiritas, antisépticos, termómetro, aspirinas y alguna pastilla antinflamatoria.

Hoy te proponemos añadir a todo esto una serie de productos naturales que te pueden resultar muy útiles para dolencias más frecuentes de lo que parecen. Por ejemplo, en el caso de catarros, resfriados, gripes y sinusitis no debes olvidar la flor de saúco. Si además hay dolor de garganta añade a tu botiquín salvia.

El aceite de hipérico es un excelente cicatrizante para las heridas, al igual que el aloe vera, especialmente recomendado para los cortes.

Si el problema es estomacal y provoca naúseas y mareos no te olvides de la menta. La manzanilla aliviará el dolor de estómago, la genciana la falta de apetito y la flatulencia y la ulmaria la diarrea.

Por último, incluiremos tila, por si hay alteraciones del sistema nerviosos o intranquilidad y caléndula contra las quemaduras. Como podrás comprobar un botiquín de lo más práctico y útil, además de económico y saludable.

¡Respira!

En cualquier época del año los trastornos respiratorios son una enfermedad que están a la orden del día. Alergias, catarros, bronquitis son algunas de las más frecuentes y desde aquí os vamos a dar unos cuantos consejos para aliviarlos.

Si has pillado un buen resfriado y quieres limpiar las vías respiratorias te sugerimos que hagas una infusión en la que mezcles a partes iguales la trinitaria con la tila. Está especialmente recomendado para los casos en que hay fiebre y tos seca, además de una deficiente secreción de mucosidades.

Para prepararla vierte un cuarto de litro de agua hirviendo sobre dos cucharaditas de trinitaria y otras dos de tila. Deja reposar y bebe tres tazas diarias.

En el caso de que la tos sea suave te sugerimos un jarabe de cebolla que podrás hacer tú mism@. Pica finamente una pieza y mézclala con 3 cucharadas de azúcar. Añade 1/8 de litro de agua y deja que cueza unos cuantos minutos. Retírala del fuego y cuando hayan pasado unas horas exprime la mezcla. Toma una o dos cucharadas entre 3 y 5 veces al día y verás qué alivio.

Si lo que te afecta es la bronquitis, no dudes en echar mano de la hiedra. Vierte un cuarto de litro de agua sobre una cucharadita llena de hojas de hiedra. Cuélalo al cabo de diez minutos. Si quieres endulzarlo, hazlo con miel.

Por último os vamos a dar un remedio natural para la alergia. Es un sanísimo cóctel de hierbas compuesto por 25 gramos de asperino, otros tantos de romero, galio, cola de caballo, raíz de regaliz, 15 gramos de caléndula, igual cantidad de menta y grosello negro y 30gramos de gayuba.

Se hierven dos tazas de agua y se echa una cucharada de la mezcla. Se deja reposar diez minutos y se toma una taza después de la comida y otra después de la cena.