Posts Tagged ‘col’

Guía de alimentos desintoxicantes y antiexcesos

El verano, las comilonas, las barbacoas, las fiestas de los pueblos… La época estival es propia para hacer excesos poco beneficiosos para el organismo y para coger unos kilos de más, que luego son complicados de eliminar, teniendo en cuenta que en el invierno se consumen alimentos con mayor número de calorías para combatir el frío y no bajar las defensas.

Sin embargo, existen una serie de productos naturales que son fáciles de encontrar y que se pueden consumir en cualquier momento, que ayudan a que el cuerpo pueda superar los excesos gastronómicos y desintoxicarse. He aquí algunos de los más beneficiosos para el organismo. Por ejemplo, dentro de la familia de las crucíferas, un grupo entre los que se encuentran la col, la coliflor, el brécol y las coles de Bruselas se encuentra un buen aliado para depurar y desintoxicar, gracias a su elevada concentración de calcio y fibra.

Los productos cítricos también son muy recomendados por expertos dietistas, ya que protegen las lipoproteínas de la oxidación. Además, regulan los niveles de la glucosa en la sangre y contribuyen a la reducción de masa corporal. Otro alimento que se utiliza con mucha frecuencia en la cocina, como es el perejil, no sólo sirve para aderezar los guisos, sino que, además, es una hierba con virtudes medicinales, rica en vitamina C, hierro, calcio y antioxidantes.

Entre las verduras que más ayudan al bienestar del organismo también se encuentran los berros y la alcachofa. Los primeros son una excelente fuente de minerales, betacarotenos y vitaminas antioxidantes C y E. Por su parte, la segunda aumenta el flujo de orina, lo que favorece la desintoxicación del hígado, ya que atenúa el impacto de los tóxicos en el mismo.

Lo mejor después de una noche de resaca. Otro alimento imprescindible es el apio, que ayuda a la disminución del ácido úrico y los residuos tóxicos, porque posee un efecto protector sobre las vías urinarias y contiene mucha fibra.

Por su parte, el ajo y la cebolla, dos básicos de la gastronomía española, son ricos en principios activos antioxidantes, pero lo mejor es que ayudan a rebajar el colesterol malo (el que produce graves daños, a veces irreparables, en el corazón) y los triglicéridos. El ajo es, también un excelente depurador.

Consumir pescado azul es algo que recomiendan los expertos en alimentación. No sólo por su valor nutritivo y sus pocas calorías, sino porque posee Omega-3, mejora la sensibilidad a la insulina y el metabolismo de la glucosa. Y respecto al aceite de oliva se pueden contar multitud de virtudes, pero destacar su efecto antioxidante, depurador del organismo, reductor del colesterol malo y depuración del organismo.

Ya por último, para concluir esta lista, hay que resaltar que las legumbres y los cereales integrales reducen la absorción de grasas y azúcares. Un lista de alimentos que merece la pena conservar para tener una salud de hierro.

Piel de porcelana

Un cutis de piel blanca, fina y sin rojeces es más fácil de conseguir de lo que te imaginas. Sólo hay que realizar una serie de sencillos trucos caseros que a continuación te vamos a dar.

Para prevenir (ya sabes que siempre es mejor prevenir que curar) la formación de esos pequeños capilares rotos y eliminar los ya existentes, os recomendamos tomar a diario zumos caseros de frutas -preferentemente de naranja, pera, manzana o melocotón-.

No tan agradables, pero igual o más efectivos son los jugos vegetales de col, espinacas, berros o tomates. Todos estos alimentos, tanto frutas como verduras, tienen las vitaminas necesarias para conseguir unos capilares fuertes. El zumo de berro, además, se puede aplicar directamente sobre la piel.

Si tienes el rostro especialmente enrojecido, no lo dudes, pásate un algodón empapado en zumo de acelga licuada y mezclada con un poco de agua. Aunque parezca mentira, este jugo aliviará el problema en poco tiempo.

Otro sencillo truco es aplicarte una vez a la semana una mascarilla que realizarás mezclando una cucharadita de huevo batido y la misma cantidad de levadura de cerveza, germen de trigo y aceite de germen de trigo. Aplica y deja que actúe durante quince minutos.

¿Cómo aliviar el dolor de las torceduras? Remedios caseros

Feliz y aromática jornada de domingo. Después del receso de ayer por una buena causa (fue mi santo y tuve celebración familiar), aromasdesalud vuelve con sus consejos diarios para ayudaros a mejorar de forma natural. Hoy vamos  a hablar de torceduras. ¿Quién no se ha torcido, por ejemplo, un tobillo a lo largo de su vida? Lo primero que hay que hacer es inmovilizar la zona y calmar el dolor. Para ello, cuentan nuestros mayores que echaban mano de la col, un truco que habían aprendido de los hombres de campo, propensos a este tipo de lesiones mientras trabajaban sus tierras.

Cuando sufrían una torcedura, cogían unas cuantas hojas de col, les quitaban las venas centrales y las aplicaban directamente sobre la zona dolorida, las inmovilizaban con una gasa y en poco tiempo hacían efecto.

Además de la col, utilizaban también hojas de papel de estraza bien humedecidas en vinagre diluido en agua, que ponían sobre la torcedura y retiraban a los dos minutos. Al secarse, dejaban la zona inmovil, de tal manera que tanto el dolor como la inflamación desaparecían.

Por último os diremos que la curación de torceduras también se acelera si cada vez que la persona toma un baño se echa en el agua fría una pizca de jenjibre, ya sea en infusión o en aceite esencial. Lo más importante, por favor, es que si el dolor no remite o aparecen otros síntomas vayáis al médico.

Fuera flatulencias

Las flatulencias pueden ser una de las sensaciones más incómodas que llega a sentir el cuerpo humano. Masticar poco la comida, comer rápido o combinar mal los alimentos son algunas de las causas de este trastorno digestivo tan común que provoca hinchazón y malestar y que puede ser síntoma de alguna enfermedad.

Hay un remedio, que ya tiene sus añitos, que es infalible para acabar con las flatulencias: un vaso de leche caliente con sabor a cominos. Para ello, se pone a hervir un vaso de leche con una pizca de semillas de esta especia, que era muy apreciada en el antiguo Egipto y lo daban a tomar al flatulento tan caliente como pudiera soportarlo. Y es que el comino no sólo alivia la flatulencia y la hinchazón; también estimula el proceso digestivo.

Otro truco eficaz lleva como principal ingrediente el anís (aunque ahora no esté muy de moda), y no precisamente en infusión. Mezcla una cucharadita del licor con que se elabora con estas semillas y un vaso de agua. Es un alivio rápido, pero no debe de hacerse a menudo, ya que se trata de una bebida alcóholica.

Por último, y como ya hemos visto en varios trucos de salud, es bueno utilizar col cruda, que se puede consumir bien en ensaladas o en zumos. Notarás un gran, gran alivio.

Las flatulencias, además de incómodas, no suelen dejar un olor muy agradable

Pan tostado quemado contra la diarrea

En esta época del año, tras las fiestas navideñas y todas las comilonas, cenas, aperitivos y festejos gastronómicos, seguro que más de una ha sufrido alguna indigestión o una diarrea. Pues bien, hoy os vamos a dar un truco contra la diarrea que ya utilizaban hace muchos años, cuando era complicado el aprovisionamiento de agua y las costumbres higiénicas no eran las mismas que las de ahora.

Uno de los remedios más eficaces, aunque suene un poco extraño, es poner a tostar una rebanada de pan hasta casi chamuscarla, sumergirla en un vaso de agua y tomarte la mezcla. Comprobarás que tu organismo te lo agradece de forma rápida y asombrosa.

Por supuesto, durante el día olvídate de comer lo que ingieres normalmente y pásate a alimentos menos agresivos para el estómago, como el jugo de zanahoria o la pulpa de manzana rallada, algo tan sano que se suele dar hasta a los niños cuando sufren diarreas.

Nuestras abuelas, además, confiaban totalmente en las virtudes de la col, conocida como “el medicamento de los pobres”. Escoge tres hojas de esta verdura bien hermosas y, tras aplastarlas en el mortero y escaldarlas en agua hirviendo, aplícalas en el abdomen cuando estén frías, envueltas en un paño de algodón durante toda la noche. ¡Mano de santo!

El zumo de zanahoria es bueno para la diarrea y además ayuda a adelgazar.

Remedio práctico contra las dolorosas ampollas

Durante cualquier época del año, pero especialmente en estas fiestas, las mujeres solemos utilizar zapatos de tacones imposibles y que, después de muchas horas sin quitarlos, porque hay que aguantarlos durantes las cenas y comidas navideñas, nos dejan los piel literalmente hechos polvo y en la mayoría de los casos unas pocas y dolorosas ampollas.

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, las ampollas nunca deben reventarse ni aun con alfileres pasados por una llama, ya que si se abre la ampolla, la piel afectada queda mucho más expuesta a posibles infecciones. El mejor remedio para ello es cubrirlas durante el día para que no se revienten o se infecten y por la noche destaparlas para que se sequen. También es recomendable cambiar la gasa cada 12 horas.

Aunque las ampollas pueden cubrirse sólo con una gasa o tirita, hay algunos remedios prácticos, como poner sobre la herida un trocito de col hervida en leche o un trozo de zanahoria recién rallada.

Otro truco efectivo, que ya utilizaban nuestras abuelas para luchar contra las ampollas es guardar los huesos de melocotón y hervir uno durante cinco minutos. Se deja enfriar un poco el agua. Cuando está tibia se echa sobre la herida. ¡Qué alivio!

Las ampollas suelen salir después de largas caminatas o a causa del calzado