Posts Tagged ‘diente de león’

Lentejas para ir “como un reloj’

El sedentarismo y una alimentación no del todo sana  son los culpables, entre otros factores,  del estreñimiento. Antaño, cuando los potajes y verduras eran el pan nuestro de cada día, este mal afectaba sólo a unas pocas personas.

El abuso que en la actualidad se hace de los productos refinados han cambiado las cosas y ahora es un problema cada vez más extendido. La solución más rápida es echar mano de un laxante químico, pero como aquí nos gusta darte remedios naturales, te diremos que la mejor manera de recuperar tu regularidad intestinal es con unos buenos guisos de lentejas y garbanzos para comer y verduras para cenar.

Además, las legumbres cocinadas sin grasas no engordan tanto como creemos y resultan perfectas para combatir el estreñimiento. Pero no conviene olvidar que el momento más importante del día para luchar contra ello es a primera hora de la mañana. Este desayuno laxante te irá de maravilla.

Se trata de mezclar dos puñados de cereales integrales, una cucharada de semillas de lino, un yogur natural o el zumo de un kiwi y una cucharadita de miel. Tómalo tranquilamente, masticando bien, y acompañado por una infusión de efectos laxantes, como la de diente de león, jenjibre, mundillo o regaliz, y pronto notarás el efecto.

Anuncios

Combate la mastitis

Muchísimas mujeres sufren a lo largo de su vida esa dolencia llamada de forma común “pechos duros”. Aunque como os recomendamos siempre lo primero que hay que hacer es ponerse en manos de un médicos, sobre todo si se detectan bultos, os vamos a dar un remedio sencillo para acabar con la inflamación y el dolor de los senos.

Nada mejor que una cataplasma no excesivamente caliente para aliviarlos. ¿D qué? Pues de lo que sea mientras se pueda aplicar tibia y no sea perjudicial. Os recomendamos utilizar nabos o patatas, que guardan muy bien el calor.

Machaca los tubérculos con un tenedor, una vez que los hayas hervido, y ponlos en los senos cuando estén templados durante 12 minutos con la ayuda de una gasa.

Además podéis hacer cataplasmas con hojas de violeta, miel y agua. Tritura un puñado de hojas de estas flores, mézclalas con un par de cucharadas de miel y aplícate la pasta en los pechos durante el mismo tiempo.

Por último os recomendamos tratar este problema desde dentro, tomando dos infusiones de diente de león al día. Alivio garantizado.

¡Estoy de resaca!

Si te levantas hech@ polvo porque el día anterior te excediste en la comida y sobre todo en el alcohol, prepárate algunos de sanísimos y antiguos brebajes que a continuación te contamos.

Intenta tomar en ayunas un infusión de tila caliente aderezada con unas gotas de limón, e ingiere a palo seco una cucharada de miel, que te ayudará a eliminar el alcohol y a mantenerte más despejada. Pero no creas que tomándote este preparado ya tendrás todo solucionado.

Nuestras abuelas ponían en marcha un plan de choque contra el alcohol, conscientes de los daños que la bebida causa sobre todo en el hígado. Solían recurrir al diente de león, cuya raíz es un potente desintoxicante.

Cocían 20 gramos de maíz de esta hierba en un litro de agua y lo daban a tomar al más resacoso.

Si por lo que fuera no tenían esa planta, confiaban también en las virtudes limpiadoras de las semillas de cardo mariano. Antaño se reducían a polvo y se tomaba media cucharadita al día, pero ahora se puede comprar en cápsulas o compromidos ya preparados en herboristerías.

¡Bienvenido Mister colesterol! (bueno)

Es como una película del oeste. Hay dos tipos de colesterol: el bueno y el malo. El momento de la verdad llega cuando los dos se colocan frente a frente y se baten en duelo. Para que haya un final feliz… ¡ponte de parte del bueno!

Para ello te recomendamos consumir berenjena. No es un alimento excesivamente nutritivo, pero tiene una ventaja con respecto a los demás, que es aumentar los niveles de colesterol bueno. Eso sí, os recomendamos cocinarla sin grasa añadida.

Por ejemplo, en los países orientales no saben lo que es el colesterol. La razón de esta “ignorancia” es la soja. Y es que el consumo diario de este vegetal aumenta en un 9% el bueno.

Puedes tomarlo en cualquiera de sus formas (brotes, frescos, tofu, leche…), pero para un efecto más contundente no hay nada mejor que la lecitina de soja. Toma una cucharada de este suplemento al día.

Además, hay una serie de plantas que, tomadas en infusión, son capaces de plantarle cara al colesterol “malo”. Toma dos tazas de infusión de diente de león, lavanda, fumaria o menta al día y verás como consigues aumentar los niveles de colesterol bueno en tu organismo. ¡Te lo agradecerá!

Sin azúcar, por favor

Sin duda alguna, la diabetes es una enfermedad que no puede tratarse sin ayuda del médico, pero la tradición popular también tiene remedios que complementan a la perfección las directrices de los especialistas.

Una vez más, los frutos de la tierra son los mejores aliados para combatir esta enfermedad. Desde hace mucho tiempo, a todo aquel que era diabético se le recomendaba que tomara en ayunas varias ramitas de perejil, una de las hierbas más adecuadas para esta enfermedad.

Evita este remedio su sufres dolencias cardiacas o alergia a esta planta. En cualquier caso, en la despensa de la abuela también se encuentra otro remedio que ayuda a tratar la diabetes: la alcachofa. Es muy beneficioso comerla a menudo, pero es mucho más efectivo tomar el caldo donde haya hervido la alcachofa.

En sustitución de la alcachofa también pueden utilizarse vainas de las judías, pero en este caso en infusión.

Una de las mejores hierbas que pueden tomar los diabéticos es el diente de león, ya sea en ensalada o en infusión también. Es muy recomendable que tomen cada día tres tazas de esta tisana son concretar, que deben beber despacio y a pequeños sorbos.

Tiroides sana

El bocio refleja un trastorno de la glándula tiroides y es un desarreglo que debe ser controlado por un médico. Hay, sin embargo, una serie de medidas que pueden mantenerte alejado de este problema.

Una de las principales causas del bocio inactivo es la falta de yodo en la alimentación. Para todos aquellos que no pueden beneficiarse del yodo que contiene el pescado fresco, porque viven lejos de las zonas de mar, les recomendamos incluir en la dieta alimentos de interior ricos en este mineral.

Hay muchos y variados, como el calabacín, las espinacas, las cebollas, los ajos, las setas, el arroz integral, los espárragos, el apio, las acelgas, las ciruelas, los dátiles y las judías.

De forma paralela a una alimentación rica en yodo, hay tres plantas que también pueden hacer mucho para mantener tu tiroides en buenas condiciones. Se trata de la equinácea, la ortiga y el diente de león. Dos infusiones al día de cualquiera de estas tres saludables hierbas te servirán de gran ayuda.

Por último tenemos que hacer referencia a las algas, que son los alimentos más ricos en algas que existen. En las herboristerías y dietéticas encontrarás láminas o bien comprimidos de mezclas de algas especialmente formuladas para este fin, como la mezcla agar agar.

Ya sabéis el dicho popular: “Es mejor prevenir que curar”. Así que empezad a poner yodo en vuestra dieta.

Un, dos, tres… ¡Firmes!

No, no estamos en el ejército. Nada más lejos de nuestro pensamiento. El título de este nuevo post viene a cuento recordando cuando mi abuela nos hacía desfilar por el pasillo de su casa con la Biblia familiar encima de la cabeza -¡qué tiempos aquellos!-.

Decía que de esta manera conseguiríamos ser alguien en la vida (cosas de abuelas). Y es que una postura erguida, además de hacernos ganar unos centímetros, nos ayudan a conseguir una buena imagen.

Después de este singular desfile, nos colocaba con la espalda bien apoyada en la pared y nos pedía que imagináramos que un hilo invisible tiraba de nuestra cabeza. Inconscientemente conseguíamos una postura más erguida, nos estirábamos y “crecíamos” un poco.

Además de todo eso, os recomendamos tomar tisana, que tiene como virtud mantener los huesos fuertes y, como consecuencia, una espalda sana. Se trata de las infusiones de diente de león y cola de caballo. Cualquiera de ellas te ayudará a fijar el calcio de los huesos y complementará de forma positiva tu alimentación.