Posts Tagged ‘lavanda’

Plántale cara a las llagas

Aunque ahora hay muchos más recursos que antes y la medicina ha avanzado mucho, en numerosos hogares se siguen curando las llagas como lo hacían antaño. Para ello utilizaban una patata, un alimento que es habitual tener en casa.

Una de las causas frecuentes por las que suelen salir llagas es por tener la sangre “sucia”, por lo que es recomendable mantener una dieta y también aplicar una cataplasma de patata rallada. Y cuando ésta se seque, se pone otra de la misma forma. Así una y otra vez hasta que al final se cure.

Las personas que pasan mucho tiempo en la cama por enfermedad tienen más tendencia a sufrir llagas. Para mejorarlas, os recomendamos meter en una botella romero, salvia, flor de saúco y tomillo a partes iguales.

Estas hierbas se cubren después con el alcohol que admita la botella. Se deja reposar durante tres semanas, agitándola muy bien en días alternos. Cuando las hierbas ya hayan dejado toda su esencia, se cuelan y con este alcohol se dan fricciones al enfermo por todo el cuerpo. Mano de santo.

¡Bienvenido Mister colesterol! (bueno)

Es como una película del oeste. Hay dos tipos de colesterol: el bueno y el malo. El momento de la verdad llega cuando los dos se colocan frente a frente y se baten en duelo. Para que haya un final feliz… ¡ponte de parte del bueno!

Para ello te recomendamos consumir berenjena. No es un alimento excesivamente nutritivo, pero tiene una ventaja con respecto a los demás, que es aumentar los niveles de colesterol bueno. Eso sí, os recomendamos cocinarla sin grasa añadida.

Por ejemplo, en los países orientales no saben lo que es el colesterol. La razón de esta “ignorancia” es la soja. Y es que el consumo diario de este vegetal aumenta en un 9% el bueno.

Puedes tomarlo en cualquiera de sus formas (brotes, frescos, tofu, leche…), pero para un efecto más contundente no hay nada mejor que la lecitina de soja. Toma una cucharada de este suplemento al día.

Además, hay una serie de plantas que, tomadas en infusión, son capaces de plantarle cara al colesterol “malo”. Toma dos tazas de infusión de diente de león, lavanda, fumaria o menta al día y verás como consigues aumentar los niveles de colesterol bueno en tu organismo. ¡Te lo agradecerá!

Mi niño no para

Hay niños que son un auténtico torbellino. Se pasan el día corriendo, jugando, revoloteando por la casa. Una auténtica pesadilla para los padres, que además de sus tareas diarias deben luego calmar a estos pequeños diablillos. Por eso os queremos ayudar con algunos útiles consejos

De todos es sabido que los niños no son muy amigos de las tisanas, pero seguro que no podrán resistirse a esta deliciosa infusión de tila, a la que añadiremos una pizca de canela y una cucharadita de miel.

Esta dulce bebida les tranquilizará casi de inmediato. MUY IMPORTANTE. Hay que medir bien las dosis. De seis a doce meses, dos cucharaditas al día. De uno a 6 años, una tacita diaria y a partir de los 6, dos tacitas.

Pero además de esta remedio, cuando los niños están especialmente alterados, recibirán con agrado un masaje tranquilizante. Este sistema es especialmente eficaz con los más pequeños.

Consiste en masajear la espalda y los pies del bebé con movimientos lentos y acompasados. El niño debe disfrutar del masaje. Si notas que no está por la cuestión o se vuelve todavía más irritable, déjalo para otro día.

Por último hablaremos del sueño de los niños nerviosos, que suele ser bastante malo, despertándose varias veces durante la noche y con pesadillas. Pon debajo de la almohada un saquito de lavanda. Lo relajará.

Lucir unos labios suaves

Ahora que las temperaturas han bajado de forma considerable y el frío arrecia, los labios son los primeros en acusarlo. En la actualidad rara es la persona que no se los protege con un poco de vaselina antes de salir de casa, pero desde aquí vamos a ofreceros algunos trucos para mantenerlos suaves y protegerlos ante estos gélidos días.

Desde hace ya muchos años, se preparaban un bálsamo de miel, un hidratante facial que dejaba los labios perfectos y, además, muy dulces. Se trata de mezclar dos cucharadas de miel líquida y una cucharadita de hidrolado de lavanda (se puede sustituir también por una infusión de manzanilla). Se guarda en un bote hermético y se aplica a diario antes de acostarse.

Además, existe otro protector labial casero, en el que se utilizan almendras, y que usaban los alpinistas, expertos en cuidar sus labios en las altas cumbres y con termómetros con muchos grados bajo cero. Hay que calentar dos cucharaditas de cera de abeja rallada, añadir otras cuatro de aceite de almendras y, fuera del fuego, una de agua de rosas. Se remueve hasta que espese y se guarda en caliente. Hay que aplicarlo antes de salir de casa.

Y sino, como ya os decíamos al principio, una buena capa de vaselina y unos labios suaves y sin esas incómodas grietas durante todo el año. Además, ahora en tiendas como Beautik los puedes encontrar con deliciosos sabores como Coca Cola, Fanta o Sprite.

Unos labios suaves e hidratados se logran con muy poco esfuerzo

Date un lujo con un baño de aromaterapia

Un baño de aromaterapia es un lujo. Preparar el espacio y dejar 20 minutos para que se disuelvan permitirá que los aromas elegidos inunden tus sentidos. Mientras te bañas, gotas diminutas de aceite esencial acariciarán tu cuerpo y, además, pondrán a punto tu piel (para lucir perfecta ahora que se acercan las fiestas navideñas o en cualquier época del año).

El baño debe estar a una temperatura razonablemente caliente. Una buena idea es añadir dos cucharadas de té de gel de baño no perfumado o dos cucharadas soperas de crema de leche para suavizar el agua y proteger tu piel contra cualquier reacción.

Pasamos ya a los aceites esenciales. En las indicaciones que te vamos a dar a continuación verás que necesitas muy poco aceite. No estés tentado de añadir más, ya que las cantidades añadidas son más que suficientes para crear un tratamiento simplemente maravilloso.

Para un baño relajante y suavizante de la piel prueba con tres gotas de lavanda y otras tantas de palisandro. Otra sugerencia es tres gotas de sándalo y tres de incienso para conseguir un aroma a madera relajante. Si estás desanimado, prueba con dos gotas de Ylang Ylang y cuatro gotas de naranja dulce para levantar el ánimo.

Un baño relajante ayuda a mantener una piel tersa y suave.

Palisandro: una excelente y natural loción de afeitado

Cuidarse no es sólo cosa de mujeres. Por suerte, cada vez más, los hombres se van dando cuenta de que su aspecto físico dice mucho de ellos y que las cremas, los potingues y las mascarillas no son sólo para chicas. Así que, siguiendo esta tendencia, hoy os vamos a dar una fórmula dedicada especialmente a ellos, sin dejar a un lado la aromaterapia.

En esta ocasión vamos a descubrir los beneficios del palisandro. Es una planta de aroma suave, dulce y fresco, que además de sutil, suaviza los sentidos. Este aceite se destila de la madera de este árbol tropical, que se encuentra en Brasil y Paraguay. El aceite de palisandro brasileño es a menudo un subproducto de deforestación; por tanto es mejor comprar aceite de Paraguay, producido a partir de fuentes sostenibles.

El palisandro y la lavanda se complementan aromáticamente y crean una excelente combinación de aceite de baño desestresante: prueba con 3 gotas de cada uno en su baño.

Para el cuidado de la piel, el aceite se utiliza de forma extensiva para suavizarla. Si quieres conseguir un aceite de masaje nutriente y tonificante, añade cuatro gotas de palisandro, dos de mirtilo y dos de rosa pura en cuatro cucharadas de té de aceite vegetal. La rosa suaviza la sequedad y el mirtilo limpia la piel en profundidad.

Y por fín vamos con lo prometido, el remedio natural para los chicos, ya que el palisandro es también una gran loción para después del afeitado: añade seis gotas de palisandro y cuatro gotas de sándalo en cuatro cucharadas de té de aceite vegetal. Ambos aceites tienen un efecto antiséptico, curando las pequeñas heridas y calmando la irritación del afeitado. ¡Un buen truco!

El afeitado puede ser mucho más agradable gracias a la aromaterapia.

Menta para combatir el dolor de cabeza y de estómago

¿Conoces las propiedades de la menta? Muchas veces no nos damos cuenta de los beneficios que nos ofrecen productos tan básicos como éste, que casi nunca faltan en casa. Con el frescor natural del mentol natural, el aroma de la menta aporta un sentimiento de claridad mental, brillantez y concentración (tomad buena nota).

La planta es una hierba anual muy vigorosa, con estambres duros y hojas puntiagudas,  verdes y muy aromáticas. Cuentan que era la favorita de los romanos, que las colocaban en las mesas de los banquetes.

Pero volviendo a la actualidad, en la medicina clásica europea el té de menta es un remedio clásico para el dolor de estómago y de cabeza.  En aromaterapia se utiliza su masaje para ayudar en casos de indigestión y para calmar dolores de cabeza y musculares.

La fórmula, como todas las que os damos aquí, es muy sencilla. En cuatro cucharadas de té de aceite vegetal, añade dos gotas de menta, cuatro de lavanda y cuatro más de pimienta negra. Después, aplícalo en el abdomen o en los músculos doloridos. Rápidamente sentirás cómo la piel se calienta a medida que realizas el masaje.

Si lo que quieres es aliviar las migrañas o los dolores de cabeza, en una cucharada de té de aceite vegetal, añade una gota de menta, y realiza un masaje sobre la frente y el cuello. Notarás una sensación de mejoría instantánea. Por último, y muy importante, recordar que no se debe utilizar en pieles muy sensibles.

Las hojas de la menta tienen numerosas propiedades curativas.