Posts Tagged ‘leche’

Adiós a las espinillas con leche

Si los puntos negros y las espinillas te llevan por el camino de la amargura, hazte esta mascarilla natural. Consiste en mezclar levadura con leche caliente hasta obtener una pasta de textura cremosa.

Aplícala sobre el rostro y deja que actúe durante un cuarto de hora. Retírala con agua fría. Dátela a diario y notarás la piel más limpia y libre de las molestas espinillas.

Además, como muchos ya conocen, Cleopatra se bañaba en leche de burra para mantenerse joven. Si tú también quieres mantener la piel fresca y sin arrugas, prueba con una versión actualizada de este antiguo remedio.

Consiste en mezclar un litro de leche de vaca y un poco de zumo de limón. Echa este líquido en tu bañera -que no deberá estar demasiado caliente- y permanece en ella.

El ácido de la leche y del zumo del limón dejarán la piel perfecta, firme, suave y sin sombra de arrugas.

Pero la leche no sólo es buena estéticamente hablando, también tiene propiedades beneficiosas para el corazón. Ya desde hace mucho tiempo los mayores tenían la costumbre de colocar un paño empapado en leche templada,   más o menos a la misma temperatura del cuerpo, sobre la zona del corazón. De esta manera fortalecían este órgano vital y prevenían enfermedades cardiovasculares.

¡Bienvenido Mister colesterol! (bueno)

Es como una película del oeste. Hay dos tipos de colesterol: el bueno y el malo. El momento de la verdad llega cuando los dos se colocan frente a frente y se baten en duelo. Para que haya un final feliz… ¡ponte de parte del bueno!

Para ello te recomendamos consumir berenjena. No es un alimento excesivamente nutritivo, pero tiene una ventaja con respecto a los demás, que es aumentar los niveles de colesterol bueno. Eso sí, os recomendamos cocinarla sin grasa añadida.

Por ejemplo, en los países orientales no saben lo que es el colesterol. La razón de esta “ignorancia” es la soja. Y es que el consumo diario de este vegetal aumenta en un 9% el bueno.

Puedes tomarlo en cualquiera de sus formas (brotes, frescos, tofu, leche…), pero para un efecto más contundente no hay nada mejor que la lecitina de soja. Toma una cucharada de este suplemento al día.

Además, hay una serie de plantas que, tomadas en infusión, son capaces de plantarle cara al colesterol “malo”. Toma dos tazas de infusión de diente de león, lavanda, fumaria o menta al día y verás como consigues aumentar los niveles de colesterol bueno en tu organismo. ¡Te lo agradecerá!

¡Firmes! (brazos)

Antaño las mujeres podían presumir de unos brazos firmes y bien torneados, ya que los duros trabajos que se realizaban en casa fortalecían sus músculos. De todos los modos, cuando se llega a cierta edad es normal sufrir flaccidez. Evítalo con estos trucos.

Mi abuela siempre decía que lo mejor para los brazos era lavar la ropa en agua fría del lavadero. Como seguro que no estás dispuesta a renunciar a la comodidad que te proporciona la lavadora, te recomendamos que, en lugar de lavar la ropa a mano, estimules tus brazos con una ducha de agua fría, ya que tonifica los músculos y reafirma la piel.

También a los brazos podemos hacerles mascarillas, ya que éstas no sólo sirven para embellecer el rostro, sino que también resultan muy útiles para tratar otras partes del cuerpo, como es el caso de los brazos.

Haz un tratamiento a base de una cucharada de aceite de oliva y una yema de huevo. Se aplica la pasta sobre los brazos y se deja que actúe un cuarto de hora. Se aclara con agua fría y listo. Conseguirás una piel hidratada y flexible.

Por último os contaremos la eficacia de la vitamina E, también llamada de la juventud, porque mantiene la dermis firme y sin arrugas. La encontrarás en la leche, los huevos y el arroz integral.

¡Presume de manos!

Las manos siempre han sido una de las partes que las mujeres más cuidan. Por eso hay infinidad de remedios para dar a esta sufrida parte de la anatomía la suavidad y la belleza que se merecen.

Si tienes las manos muy estropeadas, con grietas o, simplemente algo ásperas, el fresco pepino puede tener la solución que necesitas. Mezcla dos cucharadas de zumo de este vegetal con tres cucharadas de cualquier crema hidratante y dos de aceite de coco o de oliva.

Bátelo bien hasta obtener una mezcla homogénea. Aplícate esta crema a diario, realizando un suave masaje.

Otro truco efectivo tiene como ingrediente principal la patata. Aplasta un tubérculo cocido son piel y añádele dos cucharadas de leche y la misma cantidad de miel. Mezcla bien y aplícala sobre las manos. Deja que actúe durante media hora y retírala con agua.

Y por último, un sistema para limpiar las manos sin agredir su piel. Haz una pasta con aceite de oliva y azúcar y frotálas con ella. Ahora sí puedes presumir de manos.

¡Buen provecho!

Tan infalible como rápido es el remedio que os vamos a dar para combatir la acidez de estómago, algo que ocurre a menudo, sobre todo si tomamos alimentos muy cargantes y tenemos el estómago delicado.

El truco consiste en tomar un vaso de leche, la más fresca que puedas encontrar (si puede ser recién ordeñada y acabada de hervir mucho mejor). La leche tiene un gran poder para neutralizar la acidez de estómago momentáneamente.

Pero como es mejor prevenir que curar, os vamos a recomendar que toméis como postre piña natural, no de la que se comercializa ya cortada y en almíbar. Tómate un buen trozo o hazte un zumo natural.

Si la acidez persiste, es el momento de echar mano de los caquis o palosantos. Toma tres caquis media hora antes de comer cada día y notarás una mejoría importante.

Te ayudamos a recuperar peso (sí, oyes bien)

Aunque la mayoría de las personas sufren lo suyo para meter en cintura los kilos sobrantes, también las hay que tienen el problema contrario, es decir, no engordan ni aunque las maten. Una correcta alimentación solucionará el problema.

Un buen alimento para coger peso es la cebada. Este sano cereal actúa sin alterar el equilibrio nutricional. Una buena forma de tomarlo es en gachas. La célebra “agua de cebada”, también muy recomendable, se prepara realizando un decocción y añadiendo un poco de zumo de limón. También puedes añadir copos de cebada directamente a los zumos, el caldo, las ensaladas o los yogures a diario, mejor si es durante el desayuno o la cena.

Otro alimento ideal para este problema son los tradicionales orejones (albaricoques secos). Toma a diario no sólo albaricoques, sino también manzanas, peras, plátanos, etc…, mezclados con el yogur o la leche.

Para los niños delgaditos lo ideal es hacer un caldo de verduras dulces con zanahorias y remolachas.

¿Piel grasa? ¡Despídete de ella!

¿Tienes la piel de tu cara grasa? ¿Necesitas cosméticos especiales para evitar granitos y otras imperfecciones? Entonces sigue al pie de la letra nuestros consejos de hoy.

Muchas de las cientos de cremas de la actualidad para combatir la piel grasa contienen té en su composición. Y es que esta planta, ligeramente astringente, resulta muy adecuada para eliminar la grasa de la piel. La infusión de té frío, aplicada a diario con un algodoncito, te dejará el rostro fresco y limpio, sin sombra de grasa. Si utilizas té negro, además, lograrás que tu piel adquiera un atractivo tono dorado.

Otro remedio muy efectivo para este tipo de pieles es la loción de rosas que se puede preparar en casa en muy poco tiempo. Se mezclan dos partes de agua de rosas (se vende en droguerías y farmacias) y una parte de agua de colonia. Luego se aplica en las zonas grasas, como pueden ser la frente, la nariz o la barbilla, evitando de este modo los brillos.

Por último, os vamos a dar la receta de la mascarilla de María Antonieta, nada más y nada menos. Hay que calentar un cuarto de leche, una cucharadita de zumo de limón y otra de coñac. Cuando esté templada, se echa sobre el rostro y se enjuaga a los quince minutos. Después de estos consejos ya puedes presumir de piel bonita.