Posts Tagged ‘mascarilla’

Adiós a las espinillas con leche

Si los puntos negros y las espinillas te llevan por el camino de la amargura, hazte esta mascarilla natural. Consiste en mezclar levadura con leche caliente hasta obtener una pasta de textura cremosa.

Aplícala sobre el rostro y deja que actúe durante un cuarto de hora. Retírala con agua fría. Dátela a diario y notarás la piel más limpia y libre de las molestas espinillas.

Además, como muchos ya conocen, Cleopatra se bañaba en leche de burra para mantenerse joven. Si tú también quieres mantener la piel fresca y sin arrugas, prueba con una versión actualizada de este antiguo remedio.

Consiste en mezclar un litro de leche de vaca y un poco de zumo de limón. Echa este líquido en tu bañera -que no deberá estar demasiado caliente- y permanece en ella.

El ácido de la leche y del zumo del limón dejarán la piel perfecta, firme, suave y sin sombra de arrugas.

Pero la leche no sólo es buena estéticamente hablando, también tiene propiedades beneficiosas para el corazón. Ya desde hace mucho tiempo los mayores tenían la costumbre de colocar un paño empapado en leche templada,   más o menos a la misma temperatura del cuerpo, sobre la zona del corazón. De esta manera fortalecían este órgano vital y prevenían enfermedades cardiovasculares.

Anuncios

Presume de color con la línea capilar de MY de El Árbol

La línea de cosmética MY continúa ampliando sus productos para ayudarnos a estar más guapas cada día. Mascarillas para el pelo, cremas corporales, faciales… un gran surtido a un precio único con el que cuidarnos.

Una de las últimas incorporaciones de Supermercados El Árbol a su marca blanca MY han sido los tintes capilares. Hay una amplia gama de colores, desde los rubios a los castaños, pasando por los intensos cobrizos, que garantizan un cobertura total de las canas y un pelo sedoso y brillante.

En su caja, además del tinte, tienes un champú especial y una mascarilla para aplicarte nada más lavarlo, lo que dejará tu cabello más bonito todavía.

¡Firmes! (brazos)

Antaño las mujeres podían presumir de unos brazos firmes y bien torneados, ya que los duros trabajos que se realizaban en casa fortalecían sus músculos. De todos los modos, cuando se llega a cierta edad es normal sufrir flaccidez. Evítalo con estos trucos.

Mi abuela siempre decía que lo mejor para los brazos era lavar la ropa en agua fría del lavadero. Como seguro que no estás dispuesta a renunciar a la comodidad que te proporciona la lavadora, te recomendamos que, en lugar de lavar la ropa a mano, estimules tus brazos con una ducha de agua fría, ya que tonifica los músculos y reafirma la piel.

También a los brazos podemos hacerles mascarillas, ya que éstas no sólo sirven para embellecer el rostro, sino que también resultan muy útiles para tratar otras partes del cuerpo, como es el caso de los brazos.

Haz un tratamiento a base de una cucharada de aceite de oliva y una yema de huevo. Se aplica la pasta sobre los brazos y se deja que actúe un cuarto de hora. Se aclara con agua fría y listo. Conseguirás una piel hidratada y flexible.

Por último os contaremos la eficacia de la vitamina E, también llamada de la juventud, porque mantiene la dermis firme y sin arrugas. La encontrarás en la leche, los huevos y el arroz integral.

Piel de porcelana

Un cutis de piel blanca, fina y sin rojeces es más fácil de conseguir de lo que te imaginas. Sólo hay que realizar una serie de sencillos trucos caseros que a continuación te vamos a dar.

Para prevenir (ya sabes que siempre es mejor prevenir que curar) la formación de esos pequeños capilares rotos y eliminar los ya existentes, os recomendamos tomar a diario zumos caseros de frutas -preferentemente de naranja, pera, manzana o melocotón-.

No tan agradables, pero igual o más efectivos son los jugos vegetales de col, espinacas, berros o tomates. Todos estos alimentos, tanto frutas como verduras, tienen las vitaminas necesarias para conseguir unos capilares fuertes. El zumo de berro, además, se puede aplicar directamente sobre la piel.

Si tienes el rostro especialmente enrojecido, no lo dudes, pásate un algodón empapado en zumo de acelga licuada y mezclada con un poco de agua. Aunque parezca mentira, este jugo aliviará el problema en poco tiempo.

Otro sencillo truco es aplicarte una vez a la semana una mascarilla que realizarás mezclando una cucharadita de huevo batido y la misma cantidad de levadura de cerveza, germen de trigo y aceite de germen de trigo. Aplica y deja que actúe durante quince minutos.

¿Piel grasa? ¡Despídete de ella!

¿Tienes la piel de tu cara grasa? ¿Necesitas cosméticos especiales para evitar granitos y otras imperfecciones? Entonces sigue al pie de la letra nuestros consejos de hoy.

Muchas de las cientos de cremas de la actualidad para combatir la piel grasa contienen té en su composición. Y es que esta planta, ligeramente astringente, resulta muy adecuada para eliminar la grasa de la piel. La infusión de té frío, aplicada a diario con un algodoncito, te dejará el rostro fresco y limpio, sin sombra de grasa. Si utilizas té negro, además, lograrás que tu piel adquiera un atractivo tono dorado.

Otro remedio muy efectivo para este tipo de pieles es la loción de rosas que se puede preparar en casa en muy poco tiempo. Se mezclan dos partes de agua de rosas (se vende en droguerías y farmacias) y una parte de agua de colonia. Luego se aplica en las zonas grasas, como pueden ser la frente, la nariz o la barbilla, evitando de este modo los brillos.

Por último, os vamos a dar la receta de la mascarilla de María Antonieta, nada más y nada menos. Hay que calentar un cuarto de leche, una cucharadita de zumo de limón y otra de coñac. Cuando esté templada, se echa sobre el rostro y se enjuaga a los quince minutos. Después de estos consejos ya puedes presumir de piel bonita.