Posts Tagged ‘menta’

Remedios para frenar los catarros y los resfriados

Ahora que las bajas temperaturas se han metido de lleno y que también ha comenzado a llover con fuerza, es la época “ideal” para cogerte un incómodo catarro o resfriado, una de las enfermedades más comunes en esta época del año.

Por este motivo os queremos dar una serie de remedios caseros y naturales que ayuden a combatirlos o a mejorarlos, en el que caso de que los virus ya estén haciendo estragos en tu organismo.

Lo primero de todo, como es obvio, es abrigarte bien, protegiendo especialmente la zona de la garganta y el pecho y, por supuesto, descansar y dormir mucho para mejorar los dolores musculares que suelen acompañar a estas dolencias.

Además, tienes que reforzar tus defensas, algo que será fácil de lograr si tomas a diario un delicioso zumo de naranja natural, y no sólo para desayunar, sino como postre o a media tarde. Los puedes alternar con otros alimentos ricos en vitamina C, como la zanahoria o la manzana, exquisitos en forma de batido.

Pero si el catarro ya está ahí y tienes una molesta tos, te recomendamos que te apuntes al té de sáuco. Si es muy fuerte notarás mejoría con una infusión de hojas de tilo.

Si lo que tienes son grandes cantidades de mucosidad y flemas prepara una tisana de hojas de capuchina o de raíz de jenjibre, ambas con propiedades expectorantes. Te dejarán las fosas nasales despejadas.

Para los dolores musculares nada mejor que un baño con agua bien calentita y unas gotas de aceites esenciales o nuez moscada. Disfruta de este momento en la bañera durante 15 ó 20 minutos y verás qué diferencia.

Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de los clásicos vahos, que puedes hacer con hierbas como el eucalipto, la menta, el tomillo, la melisa… una amplia variedad para dejarte como nueva.

Así que no lo dudes más,  plántale cara a los catarros y disfruta de todos los encantos que nos ofrece esta época otoñal.

Anuncios

¡Respira!

En cualquier época del año los trastornos respiratorios son una enfermedad que están a la orden del día. Alergias, catarros, bronquitis son algunas de las más frecuentes y desde aquí os vamos a dar unos cuantos consejos para aliviarlos.

Si has pillado un buen resfriado y quieres limpiar las vías respiratorias te sugerimos que hagas una infusión en la que mezcles a partes iguales la trinitaria con la tila. Está especialmente recomendado para los casos en que hay fiebre y tos seca, además de una deficiente secreción de mucosidades.

Para prepararla vierte un cuarto de litro de agua hirviendo sobre dos cucharaditas de trinitaria y otras dos de tila. Deja reposar y bebe tres tazas diarias.

En el caso de que la tos sea suave te sugerimos un jarabe de cebolla que podrás hacer tú mism@. Pica finamente una pieza y mézclala con 3 cucharadas de azúcar. Añade 1/8 de litro de agua y deja que cueza unos cuantos minutos. Retírala del fuego y cuando hayan pasado unas horas exprime la mezcla. Toma una o dos cucharadas entre 3 y 5 veces al día y verás qué alivio.

Si lo que te afecta es la bronquitis, no dudes en echar mano de la hiedra. Vierte un cuarto de litro de agua sobre una cucharadita llena de hojas de hiedra. Cuélalo al cabo de diez minutos. Si quieres endulzarlo, hazlo con miel.

Por último os vamos a dar un remedio natural para la alergia. Es un sanísimo cóctel de hierbas compuesto por 25 gramos de asperino, otros tantos de romero, galio, cola de caballo, raíz de regaliz, 15 gramos de caléndula, igual cantidad de menta y grosello negro y 30gramos de gayuba.

Se hierven dos tazas de agua y se echa una cucharada de la mezcla. Se deja reposar diez minutos y se toma una taza después de la comida y otra después de la cena.

¡Bienvenido Mister colesterol! (bueno)

Es como una película del oeste. Hay dos tipos de colesterol: el bueno y el malo. El momento de la verdad llega cuando los dos se colocan frente a frente y se baten en duelo. Para que haya un final feliz… ¡ponte de parte del bueno!

Para ello te recomendamos consumir berenjena. No es un alimento excesivamente nutritivo, pero tiene una ventaja con respecto a los demás, que es aumentar los niveles de colesterol bueno. Eso sí, os recomendamos cocinarla sin grasa añadida.

Por ejemplo, en los países orientales no saben lo que es el colesterol. La razón de esta “ignorancia” es la soja. Y es que el consumo diario de este vegetal aumenta en un 9% el bueno.

Puedes tomarlo en cualquiera de sus formas (brotes, frescos, tofu, leche…), pero para un efecto más contundente no hay nada mejor que la lecitina de soja. Toma una cucharada de este suplemento al día.

Además, hay una serie de plantas que, tomadas en infusión, son capaces de plantarle cara al colesterol “malo”. Toma dos tazas de infusión de diente de león, lavanda, fumaria o menta al día y verás como consigues aumentar los niveles de colesterol bueno en tu organismo. ¡Te lo agradecerá!

¡Me duele la barriga!

Los dolores de barriga son, por desgracia, más comunes de lo que desearíamos, pero, por suerte, existen remedios naturales de lo más efectivos. Por descontado, la dieta es lo que más hay que cuidar cuando se sufre un trastorno de este tipo.

Un dulcísimo truco para cuando sufres un cólico o dolor de barriga, aunque no es apto para niños, ya que contiene alcohol, es el de las nueces maceradas con anís. Pon en un plato unas cuantas nueces sin cáscara y échales un chorro de este licor.

Déjalo macerar durante media hora y ya las puedes tomar. Esta combinación, sin abusar, por supuesto, gana la batalla al incómodo dolor de barriga.

También existe otra solución que se logra a base de hierbas bien desmenuzadas, concretamente el laurel, la melisa, el tilo, la salvia y la menta (a partes iguales). Conviene tomar una infusión después de cada comida.

Por último os vamos a dar la fórmula de una cataplasma para calmar los dolores del cólico. Pon a hervir durante diez minutos un tomate hermoso y varios pétalos de amapola. En esta agua caliente debe empaparse el paño que se coloca sobre la zona dolorida. ¡Notarás un gran alivio!

En toda regla (menstruaciones regulares)

Cuentan los más mayores que la regla tenía que venir con la luna, es decir, cada 28 días, la misma duración que el mes lunar. Si tu menstruación se ha vuelto algo “lunática” y no se presenta en las fechas previstas, regulariza la situación con estos remedios.

Para “llamar” a una regla ausente, recomendamos lo que ella llamaba “la cura del poleo” y que consiste en tomar, cada cuatro horas, media taza de infusión templada de esta planta durante cinco días. Es un remedio contundente que rara vez falla.

Otro preparado que da muy buen resultado es tomar, a pequeños sorbos, un té bien caliente al que le habremos añadido un buen trozo de canela en rama. Pero si lo que quieres es que esta situación no se repita a largo plazo, recurre al sauzgatillo, una planta que te ayudará a conseguir unos periodos más regulares.

 Toma dos infusiones al día quince jornadas antes de la fecha prevista para la regla. Descansa otras dos semanas y repite el proceso.

Por último, os vamos a dar un consejo que también resulta muy beneficioso. Añade tres cucharadas soperas de la mezcla de artemisa, romero, menta y salvia en un litros de vino moscatel. Deja en maceración durante nueve días y  filtra. Toma una cucharadita en ayunas durante diez días. Verás como tu regla vuelve a ser regular.

Pies siempre frescos (da igual la época del año)

Hoy os vamos a hablar de los pies. Una zona a la que algunas personas dedican mucho tiempo y otras no tanto (y así les va).  Hace muchos años, según me han contado algunas personas de avanzada edad, eran habituales los llamados baños de pies, para evitar problemas de olores.

El problema de los pies malolientes sigue existiendo, pero afortunadamente también tenemos remedios caseros para evitarlos. Como hace años, es fundamental tener una palangana en casa. Las plantas más refrescantes del herbolario para darles un buen baño a nuestros pies son el romero, la hierbabuena y la menta, que las mezclaremos y las llevaremos a ebullición en un litro de agua. Espera 20 minutos y filtra. Después, echa el zumo de dos limones y ponlo en la palangana (o en el vidé, en caso de que no tengas). Mantén los pies sumergidos durante quince minutos y di adiós a olores desagradables durante todo el día.

Otro remedio que debéis tener en cuenta es que después del baño hay que secar  a conciencia los pies, sobre todo entre los dedos. A continuación puedes darle un masaje con alcohol o vinagre de sidra. Cualquiera de estas dos sustancias desinfectará los pies y contribuirá a evitar el mal olor.

Por último, y parte fundamental, es seguir una dieta rica en silicio, un mineral que regula la producción del sudor, y que se encuentra en alimentos como las fresas, las cebollas, las almendras y las uvas. Pruébala y ya verás cómo nadie sale corriendo cuando se siente al lado tuyo en el metro o el autobús.

¿Digestiones sin problemas? Te damos la solución

A nadie le gusta terminar una deliciosa comida con una mala digestión. Si eres una de esas personas propensas a sufrir largas y molestas digestiones, no pases por alto estos eficaces trucos que hoy te proponemos.

Después de la comida, según cuentan los mayores, se tenía la costumbre de masticar durante largo tiempo un trozo de piel de naranja o de limón. Además de refrescar el aliento, la piel de estos cítricos aseguraba una buena digestión, sin gases ni inoportunos retortijones. Otra buena idea era añadir piel de limón rallada a sus infusiones digestivas.

Otra fruta que puede ayudarnos en este proceso gástrico es la manzana, muy beneficiosa y de gran ayuda. Si comes dos o tres manzanas dulces y en su punto (ni muy verdes ni muy maduras) a lo largo del día protegerás tu estómago contra los síntomas de las malas digestiones.

Además, existen un montón de condimentos que te ayudarán a hacer la digestión. Si te gustan mucho los dulces, no olvides poner a tus postres un poco de canela. El ajo también resulta muy eficaz. Escalda un diente de ajo en agua hirviendo y añádelo bien machacado a tus comidas. Otros condimentos saludables son la albahaca, el jenjibre, la menta y la mostaza.

Una mala digestión puede arruinar una buena comida.