Posts Tagged ‘pomelo’

Cinturita de avispa (garantizada)

Desde siempre, y más en épocas de actrices tan populares como Liz Taylor o Vivian Leigh, las mujeres suspiraban por tener una cintura estrechísima y llevaban a la práctica métodos que llegaban, incluso, a perjudicar la salud.

Sin embargo, existen remedios inocuos para tener una cintura fina, algo que sigue siendo muy anhelado por el género femenino. Cuentan que la célebre Sissi conseguía lucir una silueta envidiable gracias a su dieta, muy rica en frutas y verduras.

Si empiezas el día con un gran zumo recién exprimido de frutas y verduras “reductoras”, como el pomelo, la manzana, la piña natural, las cerezas, la zanahoria, los espárragos o el pepino, podrás gozar de una cintura de pulsera.

También uno de los ejercicios que puedes hacer por tu talle es el popular Hula hop o aro. Unos cuantos giros diarios con este divertido juguete te ayudarán a conseguir una cintura de gimnasta.

Además existen tisanas de lo más variados para ayudarnos a lograr nuestro objetivo. Una de las más eficaces es la de cola de caballo. Tres tazas de esta infusión al día garantizan una silueta de lo más sensual. Eso sí, no le eches azúcar o no surtirá efecto.

Anuncios

Como una sílfide

Cuando llega el momento de subirnos a la báscula y comprobamos que, después de tanto sacrificio, no hemos adelgazado ni 100 gramos nos entran ganas de olvidarnos por siempre de las dietas. Si este es tu caso, estos sencillos trucos te pueden servir.

Cuando hagas alcachofas, no tires las hojas duras que solemos deshechar. La infusión realizada con ellas son un potente diurético que te ayudará a perder centímetros de las zonas más comprometidas (como cadera, barriga o piernas).

Lo mismo podemos decir del tronco de la alcachofa. Cortado a trozos y hervido es tan delicioso que el corazón de esta flor y, además, tiene virtudes adelgazantes. Muy importante: evita la alcalchofa si estás dando el pecho, ya que puede dar mal sabor a la leche.

Otro consejo que os damos que es que nada más sentarte a la mesa, antes de empezar a comer, llenes tu estómago con un zumo de frutas casero (de naranja, pomelo, manzana). Te dará sensación de saciedad y te ayudará a controlar el hambre y comer menos.

Si quieres también eliminar la celulitis toma abedul. Tres tazas al día de una infusión con esta planta consiguen eliminar las toxinas que “alimentan” la temida piel de naranja. Hazme caso y este verano presume de figura.

Vaporizadores de aromaterapia

Utilizar un vaporizador es una buena manera de experimentar el poder sencillo de la aromaterapia in contacto directo con la piel. Este método es especialmente útil para niños y ancianos, ya que pueden ser más sensibles a los efectos del contacto directo con los aceites.

Para empezar vamos a explicar lo que es un vaporizador, algo que consiste en un aparato que vaporiza un aroma sobre una zona determinada. Existen muchos modelos electrónicos, aunque también pueden comprarse en tiendas o en la red. Algunos llevan un ventilador que sopla ligeramente la fragancia hacia el espacio, mientras que otros se calientan ligeramente para liberar el aroma. Hay que recalcar, además, que los vaporizadores eléctricos son muy útiles para aquellas personas con problemas de sueño, ya que pueden utilizarse toda la noche con seguridad.

Y ahora os preguntaréis: ¿Por qué utilizar un vaporizador? Muy sencillo. El sentido del olfato capta los aceites esenciales, y notarás los efectos correspondientes. Por ejemplo, el aroma relajante de lavanda puede ayudarte a dormir; la fragancia fresca del pomelo despierta los sentidos; la menta puede ayudarte a destapar la nariz tapada o aliviar los síntomas de las alergias.

La lavanda es perfecta para ayudar a conciliar mejor el sueño.

En la actualidad, los vaporizadores se utilizan en hospitales, escuelas, hoteles y lugares de trabajo, ya que liberan las partículas limpiadoras y antisépticas naturales en la atmósfera, manteniendo a raya a los gérmenes. Estudios científicos han demostrado que utilizar diferentes fragancias en distintos momentos del día tienen efectos variados sobre el estado de ánimo. Por ejemplo, en un asilo de ancianos, los aromas cítricos pueden ayudar a estimular el apetito antes de la comida, mientras que la lavanda ayuda a hacer la siesta.

Los cítricos echados en un vaporizador abren el apetito de pequeños y mayores.

Tratamiento especial de pomelo para los pies

La verdad es que raramente prestamos la atención necesaria a los pues, aunque nos proporcionan una de las formas más sencillas de aplicar un tratamiento de aromaterapia. Los aceites esenciales limpian y desodorizan los pies, mientras que los aceites vegetales naturales nutren la piel seca. Aquí os contamos dos sencillos trucos para tener nuestros pies perfectos.

Un buen baño caliente con aceites esenciales mejora el cansancio de los pies.

Baño de pies con pomelo y menta

Para realizar este baño hay que llenar media palangana de plástico con agua caliente, a la que se le añade una cucharada sopera de sal marina purificante. Después, pon dos gotas de aceite esencial de pomelo y otras dos de menta en el agua y sumerge los pies durante 15 minutos, cómoda y relajadamente. Seca los pies con una toalla suave.

Masaje revitalizante de pies con pomelo

En cuatro cucharadas de té de aceite vegetal, añade cuatro gotas de pomelo, dos gotas de menta para la circulación y dos gotas de cardamomo para conseguir un aroma maravilloso y fresco. Masajea media cucharada de té de mezcla en cada pie para reanimar unos pies cansados y doloridos. Además, esta dosis dura para cuatro tratamientos.

Tratamiento de lavanda para combatir la celulitis

Celulitis. Esa maldita palabra que trae auténticos quebraderos de cabeza a millones de mujeres en el mundo y que nos persigue irremediablemente durante nuestra vida, especialmente en verano, cuando toca ponerse el biquini o la minifalda. Para intentar combatirla os vamos a ofrecer un sencillo tratamiento que se puede hacer en casa y que está basado en otro que se realiza en balnearios, por lo que resulta mucho más económico. Se trata de una crema de sal purificante de lavanda y pomelo. En una jarra de cristal bien limpia se vierten ocho cucharadas soperas de sal marina fina (de esa que habitualmente tenemos para cocinar en casa) y se le agregan 10 gotas de aceite esencial de lavanda (uno de los básicos) y seis gotas del de pomelo. Se agita bien y ya tenemos lista esta loción anticelulítica. Ahora llega el momento de usarla. Un poco de esta crema frotada sobre la piel, especialmente muslos y abdomen, mientras te duchas (si antes se pasa un guante exfoliante para abrir los poros penetrará con más facilidad y eficacia) te ayudará en las zonas problemáticas. Eso sí, es muy importante la constancia. Si se realiza a diario en una semana se comenzarán a notar los primeros resultados.

La temida piel de naranja o celulitis se puede combatir gracias a los aceites esenciales.