Posts Tagged ‘romero’

Por los pelos

La alopecia es una de las mayores preocupaciones estéticas tanto de hombres como de mujeres. Hay muchos factores que hacen que nuestro pelo se caiga con más frecuencia durante unas épocas del año.

Hoy os vamos a dar unos consejos para intentar frenarla Para las personas que sufren de la caída del pelo o que simplemente son calvos, es más que recomendable que preparen y se pongan sobre la cabeza una pasta caliente mezclando aceite de oliva con una cucharada de miel de abeja y una cucharada de canela molida.

Se revuelve muy bien la pasta y se unta sobre la superficie capilar. Se debe aplicar en las zonas donde se quiere que salga el pelo antes de bañarse y dejársela en el cuero cabelludo por lo menos entre unos 5 a 15 minutos. Después del tratamiento habrá que lavarse y enguajarse muy bien el pelo.

 Chile molido untado y espinacas tomadas son otros remedios caseros que ayudan a evitar la caída del pelo. Y cómo no, haced uso de las siempre agradecidas infusiones. Para este trastorno físico podéis echar mano de  las siguientes hierbas: albahaca, aloe vera, cacahuanache, esencia de limón, espinosilla, ginseng, jojoba, loeselia, manzanilla, ortiga, ortiguilla, romero, sábila, sangre de drago y verbena.

Tomad buena nota y podréis presumir de un bonito y cuidado cabello esta primavera.

Anuncios

Cuidados para el cutis seco y la piel grasa

Hoy os queremos dar unos consejos prácticos para cuidar vuestra piel. El cutis seco se caracteriza por una clara deshidratación cutánea y por la carencia de grasas y sustancias nutritivas esenciales para la piel.

Por lo tanto, su tratamiento cosmético consistirá en un empleo racional y preventivo de leches y cremas detergentes fisiológicas, en la aplicación de cremas nutriticas de noche, hidratantes de día, tónicos refrescantes y emolientes y de máscaras especiales para lograr nuestro objetivo de terminar con la sequedad.

Os recomendamos emplear tónicos a base de pepino, manzanilla, milenrama, zumo de zanahoria, en definitiva, alimentos ricos en vitaminas A y E.

Por el contrario, la piel grasa se caracteriza por un exceso de secreción de la misma y por lo tanto hay que actuar sobre las glándulas sebáceas, tanto con preparados hormonales como mediante aceites esenciales y astringentes.

Su tratamiento cosmético consistirá, ante todo, en utilizar leches detergentes par la belleza de la piel que, a pesar de eliminar la mayor parte de la grasa, no la dejen demasiado privada de ella, lo cual haría reaccionar a las citadas glándulas con una hiperproducción de grasa.

Os aconsejamos usar tónicos astrigentes y aromáticos, a base de salvia, romero, mejorana y espliego, así como máscaras de naranajo, zumo de pomelo, infusiones de caléndula y de hipérico.

Por último, os diremos que es muy importante cuidar vuestra alimentación para mantener una piel sana.

¡Respira!

En cualquier época del año los trastornos respiratorios son una enfermedad que están a la orden del día. Alergias, catarros, bronquitis son algunas de las más frecuentes y desde aquí os vamos a dar unos cuantos consejos para aliviarlos.

Si has pillado un buen resfriado y quieres limpiar las vías respiratorias te sugerimos que hagas una infusión en la que mezcles a partes iguales la trinitaria con la tila. Está especialmente recomendado para los casos en que hay fiebre y tos seca, además de una deficiente secreción de mucosidades.

Para prepararla vierte un cuarto de litro de agua hirviendo sobre dos cucharaditas de trinitaria y otras dos de tila. Deja reposar y bebe tres tazas diarias.

En el caso de que la tos sea suave te sugerimos un jarabe de cebolla que podrás hacer tú mism@. Pica finamente una pieza y mézclala con 3 cucharadas de azúcar. Añade 1/8 de litro de agua y deja que cueza unos cuantos minutos. Retírala del fuego y cuando hayan pasado unas horas exprime la mezcla. Toma una o dos cucharadas entre 3 y 5 veces al día y verás qué alivio.

Si lo que te afecta es la bronquitis, no dudes en echar mano de la hiedra. Vierte un cuarto de litro de agua sobre una cucharadita llena de hojas de hiedra. Cuélalo al cabo de diez minutos. Si quieres endulzarlo, hazlo con miel.

Por último os vamos a dar un remedio natural para la alergia. Es un sanísimo cóctel de hierbas compuesto por 25 gramos de asperino, otros tantos de romero, galio, cola de caballo, raíz de regaliz, 15 gramos de caléndula, igual cantidad de menta y grosello negro y 30gramos de gayuba.

Se hierven dos tazas de agua y se echa una cucharada de la mezcla. Se deja reposar diez minutos y se toma una taza después de la comida y otra después de la cena.

Plántale cara a las llagas

Aunque ahora hay muchos más recursos que antes y la medicina ha avanzado mucho, en numerosos hogares se siguen curando las llagas como lo hacían antaño. Para ello utilizaban una patata, un alimento que es habitual tener en casa.

Una de las causas frecuentes por las que suelen salir llagas es por tener la sangre “sucia”, por lo que es recomendable mantener una dieta y también aplicar una cataplasma de patata rallada. Y cuando ésta se seque, se pone otra de la misma forma. Así una y otra vez hasta que al final se cure.

Las personas que pasan mucho tiempo en la cama por enfermedad tienen más tendencia a sufrir llagas. Para mejorarlas, os recomendamos meter en una botella romero, salvia, flor de saúco y tomillo a partes iguales.

Estas hierbas se cubren después con el alcohol que admita la botella. Se deja reposar durante tres semanas, agitándola muy bien en días alternos. Cuando las hierbas ya hayan dejado toda su esencia, se cuelan y con este alcohol se dan fricciones al enfermo por todo el cuerpo. Mano de santo.

Como el culito de un bebé

Si los bebés pudieran hablar, nos podrían explicar lo mal que lo pasan cuando tienen el culete escocido. Por suerte, hay viejos remedios de los más útiles para mantenerlo en las mejores condiciones.

Lo mejor para aliviar las escoceduras de un bebé es dejarlo el mayor tiempo posible con el culito aire. Además,  os recomendamos efectuar los lavados en la zona con infusión tibia de caléndula, romero y flor de saúco.

Esta mezcla calma la irritación y ayudar a mejorar las molestas escoceduras. También resulta muy eficaz la pomada de caléndual (de venta en herbolarios y herboristerías).

Y siguiendo con recomendaciones, es bueno dar a los más peques de la casa pequeñas cantidades de infusión de manzanilla. Esta planta hacer que el pipí sea menos ácido y no irrite tanto la piel. Algo que también es aconsejable para las mamás que le esté dando el pecho a su bebé.

Por último, si la irritación resulta muy molesta, “pinta” el culito del niño con yema de huevo cruda ligeramente batida. Retíralo con agua al cuarto de hora. El huevo hidrata y calma la piel.

¡Que no se te vaya la pinza!

Cuando nos tocaba lo que entonces y aún se llama “hacer codos”, es decir, estudiar, poníamos en práctica ciertos remedios para no despistarnos y perder el tiempo.

Uno de ellos está hecho a base de melisa. De ella decían los antiguos herboristas que “rejuvenece, fortalece el cerebro y combate la caída del pelo”. Pero una de sus aplicaciones más espectaculares es la de aumentar la concentración mental.

El té de melisa es una bebida insustituible en estudiantes y todos aquellos que deban realizar un gran esfuerzo intelectual. Dos o tres tazas al día, además de mejorar la memoria y calmar los nervios, combaten las pocas ganas de estudiar. Si además las endulzas con miel, obtendrás energía extra.

Y hablando de plantas “intelectuales” no nos podemos olvidar del romero. Hay investigaciones que dicen que esta planta estimula la circulación de la sangre a la cabeza. Quemar unas cuantas hojas de romero hacía que los estudiantes distraídos consiguieran una mayor concentración.

Y en el caso de que este problema afecte a una persona mayor, lo mejor es tomar ginkgo biloba. ¡Qué no se te vaya la pinza!

En toda regla (menstruaciones regulares)

Cuentan los más mayores que la regla tenía que venir con la luna, es decir, cada 28 días, la misma duración que el mes lunar. Si tu menstruación se ha vuelto algo “lunática” y no se presenta en las fechas previstas, regulariza la situación con estos remedios.

Para “llamar” a una regla ausente, recomendamos lo que ella llamaba “la cura del poleo” y que consiste en tomar, cada cuatro horas, media taza de infusión templada de esta planta durante cinco días. Es un remedio contundente que rara vez falla.

Otro preparado que da muy buen resultado es tomar, a pequeños sorbos, un té bien caliente al que le habremos añadido un buen trozo de canela en rama. Pero si lo que quieres es que esta situación no se repita a largo plazo, recurre al sauzgatillo, una planta que te ayudará a conseguir unos periodos más regulares.

 Toma dos infusiones al día quince jornadas antes de la fecha prevista para la regla. Descansa otras dos semanas y repite el proceso.

Por último, os vamos a dar un consejo que también resulta muy beneficioso. Añade tres cucharadas soperas de la mezcla de artemisa, romero, menta y salvia en un litros de vino moscatel. Deja en maceración durante nueve días y  filtra. Toma una cucharadita en ayunas durante diez días. Verás como tu regla vuelve a ser regular.