Posts Tagged ‘vahos’

¡Mucha canela!

La canela es mucho más que ese delicioso condimento para adornar postres como el arroz con leche o las natillas. Estudios recientes confirman que en la corteza y en la esencia radican el poder curativo de la canela del cual se puede mencionar las cualidades de estimulación de las funciones circulatorias, cardíacas y respiratorias.

Tonifica el aparato digestivo produciendo un aumento de los jugos gástricos. Por esta razón, su uso está indicado para los que padecen inapetencia, digestiones pesadas, atonía gástrica y las incómodas flatulencias.

Si tienes problemas a la hora de realizar la digestión te recomendamos que hagas una infusión con unos 10 gramos de canela por litro de agua y tomarte una taza después de cada comida. Muy importantes este dato; la eficacia de esta tisana se reduce cada vez que se le echa más azúcar. Este remedio también es válido en el caso de las menstruaciones dolorosas.

Si tu problema es que estás acatarrado o has agarrado una buena gripe no dudes en echar mano de los clásicos vahos, pero prueba a ponerle esencia de canela para notar la mejoría.

Y cómo no. La canela es un excelente afrodisiaco. Para que surta efecto deberás tomar un gramo de esta especia repartido en cinco veces.

 

 

 

Anuncios

Remedios para frenar los catarros y los resfriados

Ahora que las bajas temperaturas se han metido de lleno y que también ha comenzado a llover con fuerza, es la época “ideal” para cogerte un incómodo catarro o resfriado, una de las enfermedades más comunes en esta época del año.

Por este motivo os queremos dar una serie de remedios caseros y naturales que ayuden a combatirlos o a mejorarlos, en el que caso de que los virus ya estén haciendo estragos en tu organismo.

Lo primero de todo, como es obvio, es abrigarte bien, protegiendo especialmente la zona de la garganta y el pecho y, por supuesto, descansar y dormir mucho para mejorar los dolores musculares que suelen acompañar a estas dolencias.

Además, tienes que reforzar tus defensas, algo que será fácil de lograr si tomas a diario un delicioso zumo de naranja natural, y no sólo para desayunar, sino como postre o a media tarde. Los puedes alternar con otros alimentos ricos en vitamina C, como la zanahoria o la manzana, exquisitos en forma de batido.

Pero si el catarro ya está ahí y tienes una molesta tos, te recomendamos que te apuntes al té de sáuco. Si es muy fuerte notarás mejoría con una infusión de hojas de tilo.

Si lo que tienes son grandes cantidades de mucosidad y flemas prepara una tisana de hojas de capuchina o de raíz de jenjibre, ambas con propiedades expectorantes. Te dejarán las fosas nasales despejadas.

Para los dolores musculares nada mejor que un baño con agua bien calentita y unas gotas de aceites esenciales o nuez moscada. Disfruta de este momento en la bañera durante 15 ó 20 minutos y verás qué diferencia.

Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de los clásicos vahos, que puedes hacer con hierbas como el eucalipto, la menta, el tomillo, la melisa… una amplia variedad para dejarte como nueva.

Así que no lo dudes más,  plántale cara a los catarros y disfruta de todos los encantos que nos ofrece esta época otoñal.

¡Cuida tus rodillas!

La tradición popular ha bautizado el dolor de rodillas con los más pintorescos nombres: rodilla de criada, rodillas de clérigo… pero el caso es que nadie está a salvo de él, sea cual sea su profesión. Así que, para mantener tus rodillas sanas, sigue estos consejos.

Desde siempre se tenía mucha fe en las llamadas “hierbas de San Juan”, una mezcla compuesta por pétalos de rosa y hojas de sáuco, fresno y nogal. Echa dos puñados de estas hierbas en un barreño con agua y lo colocas  bajo las rodillas, justo delante de los pies.

Siéntate, cubre las piernas con una manta y recibe estos aromáticos vahos durante unos diez minutos. De esta manera conseguirás aliviar el dolor.

No podemos dejar de hablar, tratándose de dolores de rodillas, de la consuelda,  cuyo nombre popular es “sueldahuesos”, una planta de gran utilidad para calmar los males relacionados con las articulaciones.

Escalda durante un para de minutos un puñado de hojas de consuelda y aplícalas , calientes, pero que no quemen, sobre las rodillas. Renuévalas en cuanto se enfríen.

Por último os recomendamos comer una o dos hojas de salvia al día, ya que de este modo las articulaciones se mantienen sanas y flexibles. Pueden acompañarse de pan tostado y queso fresco.