Posts Tagged ‘zumo’

¡Buen provecho!

Tan infalible como rápido es el remedio que os vamos a dar para combatir la acidez de estómago, algo que ocurre a menudo, sobre todo si tomamos alimentos muy cargantes y tenemos el estómago delicado.

El truco consiste en tomar un vaso de leche, la más fresca que puedas encontrar (si puede ser recién ordeñada y acabada de hervir mucho mejor). La leche tiene un gran poder para neutralizar la acidez de estómago momentáneamente.

Pero como es mejor prevenir que curar, os vamos a recomendar que toméis como postre piña natural, no de la que se comercializa ya cortada y en almíbar. Tómate un buen trozo o hazte un zumo natural.

Si la acidez persiste, es el momento de echar mano de los caquis o palosantos. Toma tres caquis media hora antes de comer cada día y notarás una mejoría importante.

Anuncios

El desmayo: causas y formas de actuar

Práctica habitual de las señoritas elegantes de otra época, los desvanecimientos son un síntoma que vale la pena tener en cuenta, ya que pueden aparecer como consecuencia de un trastorno serio de salud. Pero mientras el diagnóstico no llega, puedes dispensar los primeros auxilios con estos remedios naturales.

Además de tener en el suelo al desmayado con los pies en alto, es muy importante aflojarle la ropa y abanicarle. Es bueno también friccionar las sienes y manos con agua de colonia. Otro remedio eficaz es dar unos golpecitos suaves y rápidos con los dedos en la zona comprendida bajo la nariz y sobre el labio. Esta curiosa “maniobra” hace que el desmayado estornude y, de paso, recupere la conciencia.

Una vez que haya recuperado la conciencia, el accidentado debe reposar en un lugar fresco y tranquilo. No está de más tomar una reconfortante infusión tisana. las más indicadas para estos casos son las de salvia o de menta piperita.

Por último, indicaros que el zumo de remolacha fresco ayuda a prevenir los desvanecimientos. Si eres propenso a sufrirlos, toma un vaso de este jugo a diario en ayunas. Pero lo más importante, no olvides ir al médico para asegurar que te encuentras bien de salud.

Dientes sin caries. Adiós a la pesadilla de los peques.

Buenos y aromáticos lunes. Hoy vamos a empezar hablando de caries, esa palabra especialmente odiada por los niños y que los mayores les repiten de forma constante cuando van a comprar sus deliciosas chuches al quiosco. Como ya hemos dicho, la caries es un auténtico azote, sobre todo para los más pequeños de la casa. Para prevenirla (más vale prevenir que curar), además de tener bajo llave los dulces y bebidas azucaradas, existen varios remedios caseros muy útiles.

Cierto es que los niños no son muy amantes de la verdura (más bien todo lo contrario), pero es necesario que las consuman si quieren mantener la carie alejada. Es más que recomendable tomar a diario verduras de hojas verdes, como la lechuga, la escarola, la col o las espinacas, todas ellas en crudo (puedes hacerlas en zumo o en ensalada). Es una excelente costumbre para llegar a adultos con una dentadura perfecta.

También son muy buenos los enjuagues con bicarbonato. Para hacerlo, sólo tienes que añadir un tercio de cucharadita de esta sustancia en un vaso de agua. Después haces gárgaras y te enjuagas la boca con ello. El bicarbonato evita que la acidez de los restos de comida ataque a los dientes y provoque la temida caries.

Pero, sin duda, el truco más eficaz contra la caries es mantener una buena higiene dental. Además de lavarte los dientes después de cada comida, no olvides usar la seda dental (como si fueras Julia Roberts en Pretty Woman). Si la empapas en una infusión de manzanilla, obtendrás mejores resultados. Comprobado.

¿Sudas en exceso? Remedios para combatirlo

En muchísimas ocasiones hemos visto a los mayores de la familia pasarse por la cara, el cuello o los brazos un algodón humedecido y cuando les preguntaba qué hacía me respondían que así combatían el sudor.

Os parecerá mentira, pero ese algodón lo habían empapado previamente en una hierba llamada Amor de hortelano, muy utilizada siempre para combatir el sudor excesivo. Se prepara un litro de agua con un puñado de esta planta y, después de hervirlo a fuego lento durante 20 minutos, se filtra. Una vez que esté frío sólo hay que untar un algodón cada vez que el sudor sea excesivo. Para ellos era su desodorante natural. Hoy en día resulta mucho más cómodo usar un pulverizador.

Pero siguiendo con los remedios naturales (que de eso se trata) otro desodorante natural muy utilizado desde antaño es el limón, con cuyo zumo, diluido al 40 por ciento con agua, se preparaba una loción refrescante, que se da por todo el cuerpo excepto en las heridas.

Además de estos trucos externos para combatir el sudor, los mayores de casa siempre dicen que era importante comer clorofila para matar las bacterias que originan el mal olor. La clorofila se encuentra en vegetales de color verde oscuro. Bueno, pues esto es todo sobre el sudor. Unos consejos muy útiles que guardaremos para el verano.

El sudor excesivo es molesto para el que lo sufre y para quienes le rodean

Cicatrización de heridas con trucos naturales

Hay personas que tienen “una buena encarnadura”; es decir, sus heridas cicatrizan sin ningún tipo de problema. Pero, por desgracia, no todo el mundo tiene esa misma suerte. Si éste es tu caso, aquí te ofrecemos algunos consejos naturales y muy prácticos.

Por ejemplo, el limón es un potente desinfectante. Si te has hecho una herida o te han operado recientemente, conseguirás una rápida cicatrización tomando a diario y en ayunas el zumo de dos limones. Si esta fruta no te pasa, puedes rebajarlo un poco con agua o tomarlo con una pajita. El zumo de limón también puede aplicarse externamente, siempre y cuando se trate de una herida sin importancia, ya que desinfecta y acelera la cicatrización.

Otro producto natural y eficaz es el eucalipto. Ya los mayores solían lavarse las heridas con agua de esta hierba, que previamente preparaban añadiendo tres cucharadas de hojas de eucalipto en un litro de agua hirviendo. Lo dejaban reposar unos minutos, lo filtraban y, una vez frío, ya estaba listo para su uso (sólo externo).

Por último llega el turno de la siempre socorrida miel, una de las sustancias cicatrizantes más antiguas y eficaces que existen. Sólo hay que aplicarlas directamente sobre las heridas. Notarás la diferencia.

Siempre es bueno proteger las heridas con algún apósito tras desinfectarlas

Eliminar líquidos con fresas

Cuando a nuestro organismo retiene líquidos nos sentimos hinchados y con mal cuerpo. Es una sensación de globo que va a explotar. Para estos casos lo mejor es beber agua, mucha agua, pero a palo seco puede resultar demasiado cansino. Si el agua lo sustituimos por zumo de fresas la cosa cambia bastante.

Licua cuantas fresas quieras, filtra el zumo para eliminar los granitos y añade el agua. De esta manera conseguirás un zumo refrescante (mucho mejor en verano) y ligero. Además de eliminar líquidos te ayudará a desintoxicar el organismo. Lo ideal es beber un litro al día de esta preparación hasta que cese la hinchazón.

Las fresas ayudan a no retener líquidos en el cuerpo

Además de las fresas, hay otras verduras, como las judías verdes, los berros, los espárragos y el calabacín que combaten la retención de líquidos y hace perder peso. Se recomienda tomar alguna de ellas a diario, preferentemente durante la cena, y te sentirás mejor. También puedes aprovechar el caldo de la cocción y tomarlo antes de la comida para aumentar el efecto.